COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) - Nicky Doukata participa desde hace diez años de la actividad solidaria “la hora feliz” que organiza el Tabernáculo de la fe. Allí, mediante juegos y música, transmite valores a chicos de distintos barrios.

Pero la pandemia también los sorprendió y esa  -como tantas otras actividades- fueron suspendidas. Nicky junto a su hermano Manuel se unieron para continuar ayudando a quienes más lo necesitan. El barrio de las 1008 Viviendas es uno de los más visitados: llevan alimentos, ropa y todo lo que esté a su alcance con ayuda cada vez de más voluntarios que se fueron sumando a la iniciativa.

 

“La gente tiene muchas necesidades, la clave es dejar de mirarnos el ombligo y comenzar a pensar en el otro”, dice Manuel quien se muestra orgulloso de la tarea iniciada por su hermana; hoy agradecida por decenas de familias. 

En “Luchadores” te contamos la historia de los hermanos Doukatas que durante la pandemia hicieron sentir a muchas familias más acompañadas, aun en el aislamiento.