Luis Scola es sin dudas una de las banderas del deporte argentino a nivel mundial. Por pasado y presente, podría estar a la altura de Lionel Messi como representante nacional tranquilamente, teniendo en cuenta que está en otra etapa de la que actualmente ocupa Leo, que sigue en plena actividad.

El caso de Luifa es complicado, porque a sus 40 años viajó a Italia para mantener la vigencia, pensando en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, que parecían ser sus últimos partidos como profesional, pero el coronavirus alteró los planes y entre dudas y rumores, por primera vez puso en riesgo su participación.

"Quería ser el primer jugador de básquet de la historia en jugar cinco Juegos Olímpicos, pero ahora Tokio se ha vuelto mucho más distante. Tendré que evaluar", expresó el ex jugador de Olimpia Milano, que actualmente se encuentra sin club. En una entrevista con Corriere dello Sport manifestó que se tomará su tiempo.

"No sé lo que voy a hacer ahora. Solo sé que no podría aceptar ser un jugador de medio juego. Solo conozco dos velocidades: 100% o 0%. Si tuviera que entender que no puedo dar el 100%, entonces me detendría de inmediato. Me tomaré unos días para pensarlo", destacó Scola, al tiempo que mostró su dolor por la forma en la que finalizó su contrato.

Al respecto de lo que podía haber sido su despedida de Europa, destacó: "Estaba pensando en un estadio lleno, un juego importante, el abrazo de mis compañeros. Si Valencia fuera mi último partido, sería un poco triste. Pero también está bien, lo que tuve que hacer en 25 años de carrera lo hice. Estoy en paz conmigo mismo", contó.