Muchas veces se enseña que el fútbol es un deporte donde no hay sitio para la cordialidad y que la victoria sobre el rival está por sobre todo.

Pero en este caso, en la ciudad de Sunchales, la enseñanza sobre los niños demuestran que ese pensamiento no debe aplicarse, si no que tiene que haber un comportamiento ejemplar dentro del campo de juego.

Según comentaron en movilquique.com.ar (portal de Sunchales), en el partido de chicos de no más de 5 o 6 años se enfrentaban el Club Unión con el otro equipo sunchalense, el Club Deportivo Libertad.

En este encuentro, uno de los niños, Constatino Ferreyra, tenía los botines desatados y un pequeño del equipo rival, del club local Teo Benjamín Bazán no dudo en ayudarlo y le ató los cordones, lo que fue captado en la imagen que realmente nos llega a los sentidos más importantes de las emociones y nos deja la enseñanza de lo que a veces los grandes no sabemos imitar.