Luego del empate 0-0 en un tiempo reglamentario que tuvo muy pocas situaciones, Racing venció 4-2 por penales a Boca y se convirtió en el primer finalista de la Copa Liga Profesional. Ahora, le tocará esperar por Independiente o Colón para disputar el cruce decisivo por el título el próximo viernes en San Juan.

Juan Antonio Pizzi apretó los puños y se abrazó con sus colaboradores. Tras un pobre empate 0 a 0, Racing festejó en los penales ante Boca, bicampeón del fútbol argentino, y se dio el gusto de eliminarlo de la Copa de la Liga y es finalista del torneo, donde espera por el ganador de Independiente-Colón (jugarán desde las 19).

“El futbol ya me dio más de lo que cualquier ser humano puede pretender que le dé un deporte”, se descargó Pizzi. “Fue un partido de mucha tensión, con poca elaboración. No están las condiciones en esta cancha lamentablemente para hacer un gran juego, los dos tenemos virtudes, se impusieron las defensas a los ataques. Estamos contentos de llegar a la final, merecimos estar donde estams, nadie nos regaló nada, lo disfrutamos”, aseguró el técnico de Racing.