Siempre es bueno regresar a donde uno nació. Siempre tira la tierra natal, y el jugador Matías Rima lo confirma. El jugador campeón del mundo con la Selección Argentina en 2019 estuvo las últimas temporadas en Pico Truncado, y comenzó el año en Comodoro Rivadavia.

Durante dos años cosechó amigos en el futsal santacruceño, jugando para Skarcha Futsal donde consiguió varios títulos, pero eso ya es pasado. Rima se instaló con su familia en Comodoro y rápidamente varios equipos de Futsal se interesaron en él. TERMINA DE LEER ESTA NOTA HACIENDO CLICK ACA

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!