"Cuando llegué a los Bulls los veteranos del equipo hacían cosas que nunca había visto: fumaban marihuana y tomaban cocaína", reveló Jordan, en el marco de la serie documental "The Last Dance", cuyos dos primeros capítulos están disponibles en Netflix desde la madrugada de este lunes.

El documental se centra en la temporada 97/98, cuando los Bulls obtuvieron el tricampeonato y Jordan consiguió su sexto título con el equipo. Pero los dos primeros capítulos Cuentan la llegada de Jordan, su asombro de novato, su inocencia juvenil en un equipo tan descontrolado que necesitaba cierto orden y algunas caras nuevas con "hambre" deportivo para obtener logros, como finalmente sucedió.

"Los veteranos del equipo hacían cosas que nunca había visto. Una vez, durante la pretemporada, estuve en el hotel buscando a mis compañeros y comencé a tocar todas las puertas hasta que llegué a una donde pude escuchar a alguien decir 'shhhh'. Entonces oí una voz que preguntaba: '¿Quién es?'; respondí: ' MJ' y dijeron: 'Dios, es sólo el novato'.Cuando abrieron la puerta pude ver a todo el equipo ahí adentro. Tenían líneas de cocaína por todas partes, pipas de marihuana y había mujeres ... Era un verdadero circo. Entonces dije: 'Me voy, si alguien viene a este cuarto ahora mismo, sería tan culpable como el resto", recordó.


Jordan jugó nada menos que 13 temporadas en los Bulls. Su histórica camiseta número 23, como se estila con las grandes estrellas del básquet, fue retirada y hoy cuelga del techo del estadio. Ganó seis anillos de la NBA, repartidos en dos tricampeonatos seguidos: 1991,1992 y 1993, y 1996,1997 y 1998. Ganó dos medallas olímpicas con la Selección estadounidense (1984, en Los Angeles, y 1992, en Barcelona) y, más allá de lo que dicen las estadísticas, desparramó magia en el campo de juego. Si estaba él en la cancha habría un gran espectáculo.