Se trata de un suceso que se produjo en la categoría de la Primera C metropolitana, donde Jonathan Irala, el jugador de Midland, quedó detenido en la previa de un partido de fútbol. El esperaba para ir a la instalaciones del club y la policía lo detuvo por error tras confundirlo con otra persona.

“Estaba esperando a mi compañero en la Plaza Alsina de Avellaneda como siempre lo hago antes de ir para el club. En ese momento se me acercó un patrullero y me dice: ‘Vos estabas haciendo de trapito’. Lo cual me sorprendió y le respondo que ‘Yo no estaba haciendo nada, sólo espero un compañero para ir a jugar, mire como estoy vestido del club’. A lo que el oficial me replica: ‘Vos estabas haciendo de trapito, te vimos para las cámaras’”, detalló el defensor.

 “Me empiezan a revisar las cosas, que claramente es la indumentaria y las cosas que uso para jugar. Me tiraron todo arriba del auto y me preguntaron: ‘¿Qué tenés ahí? ¿Esto es qué es?’. Yo les intentaba explicar que era lo que uso en cada partido”, agregó en diálogo con Olé.

“Me trataron de mentiroso y ahí me dijeron que los acompañe. No entendía el por qué, quise llamar a un compañero. Me restringieron el celular y no me permitieron llamar a nadie. Pensaban que los podía llegar a grabar y me pegaron para meterme en el patrullero”, culminó Irala.

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!