BUENOS AIRES (ADNSUR) - Rodolfo García sufrió este miércoles un ACV que le provocó muerte cerebral. El fundador de Almendra y Aquelarre presenta un cuadro irreversible, a pesar de haber sido operado de urgencia. 

García tiene 74 años, es uno de los hombres históricos para el rock nacional: íntimo amigo de toda la vida de Luis Alberto Spinetta, fue quien sumó al Flaco a Los Larkins, una de las primeras bandas de las que formó parte Spinetta.

Rodolfo García, fundador de Almendra, sufrió un ACV y tiene muerte cerebral

Luego se sumó a Almendra, y también formó parte de otras grandes bandas del rock argentino como Aquelarre, Tantor y Jaguar, recordó AM 750.

En 2011, meses antes de la muerte del Flaco Spinetta, grabó junto a él y el bajista Daniel Ferrón el álbum Los Amigo, de la banda homónima. Ese disco saldría a la luz varios años más tarde, en 2015, y ganó varios premios.  Increíblemente, ese disco se grabó en apenas dos días, el 4 y 5 de marzo, en el estudio La diosa salvaje, del propio Spinetta. 

En Aquelarre, García tocó junto a otro exalmendra como el gran bajista y guitarrista Emilio del Guercio.  Tiempo después,  trabajó en la exquisita revista cultural Expreso Imaginario, dirigida por Pipo Lernoud y más tarde por Roberto Pettinato. En 2014, la entonces presidenta Cristina Kirchner lo designó al frente de la Dirección Nacional de Artes.

L. A. Spinetta - 05. La miel en tu ventana (Mtv unplugged)

Increíblemente, ese disco se grabó en apenas dos días, el 4 y 5 de marzo, en el estudio La diosa salvaje, del propio Spinetta.  En Aquelarre, García tocó junto a otro exalmendra como el gran bajista y guitarrista Emilio del Guercio. 

Tiempo después, García trabajó en la exquisita revista cultural Expreso Imaginario, dirigida por Pipo Lernoud y más tarde por Roberto Pettinato. En 2014, la entonces presidenta Cristina Kirchner lo designó al frente de la Dirección Nacional de Artes.

Muy activo en las redes sociales, el lunes compartió en su cuenta de Facebook una serie de fotos de Villa Urquiza, entre ellas de la pizzería La Mezzetta, un clásico de la zona, y lo acompañó con un recuerdo del Flaco Spinetta: “Era de los muy fanáticos de esta pizzería. En una época vivió a pocas cuadras y por los mediodías solía hacer escapadas para comerse in situ un par de porciones de muzza ‘de dorapa’”.