En el marco de un contexto global incierto, y habiendo dejado atrás un escenario personal afectado por problemas de salud, judiciales y personales, AC/DC vuelve con “Power Up”, su decimoséptimo álbum de estudio.

Críticos ubican a este disco, un trabajo de doce temas producido por Brendan O'Brien, entre lo mejor del conjunto formado en Australia, y aseguran que está a la altura de "Let There Be Rock" (1977) o "For Those About To Rock We Salute You" (1981).

El álbum no sólo es el primer material inédito en seis años, sino que marca el regreso de miembros históricos: el cantante Brian Johnson, que se había alejado del grupo por sus problemas auditivos; Phil Rudd a la batería, que había abandonado el conjunto por sus problemas con la Justicia; y el bajista Cliff Williams, quien había anunciado su retiro de la música luego del último tour.

AC/DC lanzó "Power Up", su nuevo disco: escuchalo acá

Angus Young logró reunirlos de nuevo para este disco en el que Malcolm Young aparece como coautor de todos los temas, fragmentos deslavazados en origen que el grupo terminó de conectar y de armar en lo que podría considerarse un tributo a la memoria del guitarrista.

"Hacen su trabajo y está claro que no lo hacen por dinero -después de 200 millones de álbumes vendidos-, sino para divertirse sobre el escenario, adonde hoy en día atraen a tres generaciones", señala a la AFP Christian Eudeline, redactor jefe del bimestrial francés "Vinyle & Audio".

Este trabajo podría ser el punto de partida para nuevos proyectos. El cantante Brian Johnson dijo que "hay más que suficiente material para otro álbum, probablemente dos", y el bajista no descartó la posibilidad de emprender una nueva gira, una vez superada la pandemia de coronavirus.