Uno de los nueve viajeros que llegaron al país desde el exterior y que tienen la variante Delta de coronavirus rompió la cuarentena obligatoria y fue denunciado penalmente. Todas las personas que arriban del extranjero deben cumplir con un período de siete días, pero no lo encontraron en el domicilio de la ciudad de Buenos Aires que notificó.

Desde la Dirección Nacional de Migraciones comunicaron que se trata de un pasajero que había llegado el 26 de junio desde Miami, Estados Unidos. El 1° de julio personal del organismo fue hasta el domicilio que declaró en la ciudad de Buenos Aires para controlar si cumplía con el aislamiento obligatorio.

El personal de Migraciones, ante la imprecisa información aportada por el viajero en su declaración jurada, pudo constatar el piso de la vivienda, dado que sólo había reportado la dirección de la propiedad horizontal, y finalmente se constató su ausencia. Aún así, el personal llamó por teléfono aportado por el viajero, también con resultado negativo. El pasajero había aportado información imprecisa de la vivienda, de acuerdo a Migraciones, y lo llamaron por teléfono. No pudieron localizarlo.

Lo denunciaron penalmente por incumplimiento de las restricciones, después de no haber podido encontrarlo en uno de los operativos que se realizan en todo el país junto a fuerzas federales y en articulación con todos los distritos.