FRANCIA - Mientras el expresidente Mauricio Macri disfrutaba de su segunda jornada en la Costa Azul, frente a las aguas del Mediterráneo, un puñado de opositores argentinos se reunió este lunes en París, a 900 kilómetros de distancia, para declararlo "persona non grata" en Francia.

La protesta, anunciada desde la semana pasada en un comunicado, comenzó poco después de las 13 en la Explanada de los Derechos Humanos de la Plaza de Trocadero, frente a la Torre Eiffel. Los participantes, una decena de personas con barbijos y banderas argentinas, integrantes de la denominada Asamblea de Ciudadanos Argentinos en Francia (ACAF), repudiaron la presencia del exmandatario, condenando "su ostentación frente a la grave situación económica que sufre el pueblo argentino".

En su comunicado de convocatoria, la organización considera a Macri responsable de "las nefastas consecuencias sociales y económicas y del endeudamiento sin precedente en que dejó al país su gobierno entre 2015 y 2019 y de los estragos de la pandemia".

Pasando por alto que el exmandatario tiene nacionalidad italiana y, por ende, cuenta con el derecho legítimo de ingresar a Europa, los integrantes de la ACAF señalaron que Macri viajó "ignorando la normativa de excepción para el ingreso a Francia". Por el contrario, esa disposición estipula que solo los ciudadanos europeos y los residentes del bloque pueden ingresar libremente al territorio de la UE, a condición de haber pasado por los controles sanitarios previos en el país de origen. Unos 600.000 europeos y residentes pudieron así regresar o ingresar a la Unión Europea (UE) desde que comenzó la pandemia y los confinamientos.

La "fuga" de Mauricio Macri "coincide con el pedido de pericia de su teléfono en el marco de la causa por el hostigamiento ilegal al Grupo Indalo", según una declaración de los organizadores que fue reproducida por la agencia oficial Télam.

En un comunicado, la Cancillería argentina había asegurado, sin embargo, que el viaje del expresidente constituía "una cuestión ética y no judicial".

"Ningún elemento permite afirmar que Mauricio Macri huyó de Argentina. Para la Justicia argentina, el expresidente es libre de viajar adonde quiera", precisó una fuente diplomática en París.

Macri y su familia llegaron a Francia en visita privada el viernes pasado, con la intención de pasar aquí los 14 días de cuarentena exigidos por Suiza antes de ingresar en su territorio, donde debe asumir la presidencia de la Fundación FIFA a mediados de mes en la ciudad de Zurich.

Tras una primera jornada alojados en el hotel parisino "La Reserve" -y aparentemente disgustado por las numerosas reacciones suscitadas en Argentina por el lujo de ese exclusivo palace-, el sábado se trasladó al departamento de amigos en la rive gauche, ubicado a escasos pasos de la iglesia de Saint-Germain-des-Prés. El domingo partió finalmente hacia la Costa Azul, donde se aloja en la casa de allegados a su esposa, Juliana Awada, en la bella ciudad de Ramatuelle, no lejos de Saint-Tropez.

Esta no es la primera vez que los miembros de la ACAF denuncian al expresidente. El 6 de enero, cuando Alberto Fernández viajó a París, la asociación le entregó una carta donde responsabilizaron a Macri de "la inflación, la pobreza, el endeudamiento desenfrenado, la destrucción de empresas, el desempleo, la destrucción de la enseñanza pública, los organismos de investigación científica, la manipulación de la Justicia y ataques a los derechos humanos".

Mauricio Macri tiene previsto regresar a Buenos Aires el 8 de septiembre.

Fuente: La Nación