BUENOS AIRES (ADNSUR) - En medio de la cuarentena por el coronavirus, el expresidente Mauricio Macri viajó a Europa junto a su familia.

Macri llegó a Francia el viernes. Allí permanecerá dos semanas antes de partir a Suiza para cumplir reuniones que tenía programadas como titular de la Fundación FIFA. Junto a su esposa Juliana Awada y Antonia, la hija que tienen en común, Macri recorre la capital parisina. Sin embargo, no todo es felicidad: ciudadanos argentinos en el país organizan una manifestación en su contra.

 

 

El ex presidente está alojado en uno de los rincones más glamorosos de Paris. Según consignó el sitio web Infobae, tras pasar una noche en un hotel, se mudó al departamento de unos amigos ubicado en la Plaza Saint-Germain des Prés, frente a la abadía medieval del mismo nombre.

Al pisar el suelo parisino, Macri le confesó a un corresponsal de ese medio que se sentía “recién llegado a una sociedad donde se vive en libertad y con responsabilidad”. “Acá haré la cuarentena europea y recién ahí puedo ir a trabajar a Zurich”, señaló.

 

 

Este sábado, la familia Macri aprovechó para pasear por el centro de la ciudad: por la mañana, tomaron un café en unos de los bares más tradicionales de la zona. Por la noche, cenaron en la vereda de un restaurante con vista a la plaza.

Esto generó bronca en la asamblea de ciudadanos argentinos que residen en Francia (ACAF) que repudió la visita del expresidente y pidió declararlo “persona no grata”. Además convocó a una manifestación en su contra el próximo lunes en la parisina explanada de los derechos humanos de Trocadero, frente a la torre Eiffel.