El periodista Ricardo Canaletti fue hospitalizado en la Clínica Trinidad de Palermo la semana pasada a raíz de una neumonía bilateral derivada del COVID-19. Sin embargo, sigue comunicado a través de su teléfono celular y está de buen ánimo.

“Estoy internado hace unos días. Ayer fue la primera noche sin fiebre. Veremos en las próximas horas qué pasa”, dijo el conductor de Cámara del Crimen, por TN.

El periodista había dado positivo en el test de coronavirus a fines del mes pasado, por lo que debió aislarse en su domicilio de Capital Federal junto a su mujer, Pilar, y su hija, Leticia, quienes también habían contraído la enfermedad. “Desde el 24 de abril que comencé a presentar síntomas, aunque antes no me sentía bien. Pero por desgracia, tuve un falso negativo”, había contado al enterarse del resultado de su PCR.

Y luego había explicado cuál era su sensación entonces. “Es como 30 gripes juntas. Es difícil, pero todos los días confiás en estar un poco mejor, aunque te tira mucho y te dificulta respirar bien”, había señalado. Lo cierto es que, con el correr de los días, su situación se complicó y los médicos decidieron internarlo para tener un mayor control.

Cabe recordar que, al momento de contagiarse, Canaletti estaba a punto de ser inoculado. “Me había empadronado para la vacuna y estaba por elegir lugar de vacunación cuando el hisopado dio positivo. Así que no llegué”, había dicho.

Días antes, había dado positivo su compañero de programa, el periodista de policiales Rolando Barbano, quien también trabaja en Radio Mitre junto a Jorge Lanata en Lanata Sin Filtro. Por este motivo, todos los colegas con los que comparte la burbuja del éter debieron ser aislados. Y, finalmente, se confirmó que también tenían coronavirus Marina Calabró, Gonzalo Sánchez y Martín Tetaz.