(ADNSUR) - Cinco bailarines chubutenses debieron permanecer recluidos, desde el mes de febrero en China, por el coronavirus. Se trata de integrantes del ballet “Sunkku Gaucho". El virus los obligó a permanecer en el complejo cerrado donde están los departamentos en los que residen.Después de dos meses de “estricto aislamiento”, el ballet folclórico de Chubut a actuar.

Ya estamos ensayando. Incluso hicimos paseos por la ciudad. Fueron dos meses encerrados en un departamento. Pero estamos bien. Lo soportamos. Y ahora vamos a disfrutar de nuestra pasión”, explicó Laura Palomino, la directora, oriunda de Rawson.

Luego de dos meses de encierro en China por el coronavirus, el ballet chubutense volverá a actuar

Los chubutenses llegaron  a la ciudad de Shenzhen, el 29 de diciembre. Y actuaron hasta el 24 de enero. “Teníamos la ilusión de presenciar el año nuevo chino. Pero todo se suspendió por el coronavirus. Al principio fue horrible porque no sabíamos bien de qué se trataba. Estábamos lejos de nuestras familias, con otro idioma, otro tipo de gobierno. Pero lo pudimos superar”, manifestó Laura.

El ballet presenta un espectáculo de malambo con bombos y boleadoras, y tienen contrato en China por dos años. Las autoridades del parque donde actúan (que es estatal) les pagaron los dos meses que estuvieron sin trabajar.  “Cuando pasan cosas difíciles hay que seguir adelante. Y nosotros que somos bailarines siempre queremos cuidar el trabajo y vivir de lo que amamos hacer”, dijo Laura a Clarín.

Durante los primeros días, convivían en un departamento, no podían moverse de allí. Incluso había vallas para que no salgan por el parque. Pedían la comida por Internet. Ahora, volverá a subir al escenario entre viernes y sábado.

El ballet está integrado por Ricardo Soplán, Alexis Meza García (ambos de Rawson), Fernando Ledesma (de Córdoba), Lucas Duarte (de Saliqueló)) y Lucas Lugo (de Formosa). Sufrió la deserción de Sebastián Mulero (de Rawson) y Magdalena Nápoli (de Gaiman) quienes no soportaron el aislamiento y decidieron volver. Ya están en Buenos Aires cumpliendo la cuarentena esperando regresar después a Chubut.

Tenemos ensayos todos los días en una sala que es muy linda. Una hora y media por día, lo tenemos que hacer por contrato. Es algo sacrificado, pero es lo que nos gusta hacer. Siempre soñamos con esto. Acá se nos valora y respeta. Tenemos que hacer cuatro shows por día de 20 minutos cada uno. El parque es gigante y se llena de gente. Y nosotros mostramos el folclore argentino con boleadores, bombos y malambo”, señaló la directora.

“Pasaron dos meses de encierro que fueron muy difíciles, lejos de casa. Con otra cultura. El encierro era estricto. A pesar de eso, los seis que resistimos estamos ahora felices de comenzar a trabajar, volver a actuar. Empezamos a ensayar y a pasear por algunos lugares de la ciudad que no habíamos podido conocer antes de la cuarentena”.

Es el único grupo argentino que está trabajando en China después que se desató la pandemia. “Nos quedamos porque sabíamos que esto se iba a ir alguna vez. Sufrimos, es cierto. Pero se puede. El sacrificio valió la pena”, aseguró.