COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) – Por estos días Sergio Delgado está trabajando en los controles que se realizan en Comodoro Rivadavia por el coronavirus. Con frío y lluvia, junto a sus compañeros, está apostado en los retenes verificando que la gente cumpla las medidas preventivas y se quede en casa. Sin embargo, asegura que no lo hace tranquilo; el incidente que se produjo hace unos días en su domicilio le preocupa.

Según contó a ADNSUR, un mediodía, mientras su mujer almorzaba con sus dos hijas, explotó uno de los calefactores de la vivienda. Al escuchar el estampido su esposa salió corriendo: pensó que era una fuga de gas.

La bronca de Sergio es que la casa se la entregaron hace menos de dos meses y ya tiene serias falencias y roturas que lo obligaron a pedir respuestas, a pesar de lo agradecido que se siente por haber accedido a un techo propio, algo difícil por estos días.

Le entregaron una casa del IPV hace menos de dos meses pero le explotó el calefactor y tiene filtraciones

UN RECLAMO CONJUNTO

Sergio integra una de las 24 familias del plan habitacional que el IPV entregó recientemente en Kilómetro 12. El último 16 de junio se mudó con su mujer y sus hijas y todo parecía un sueño hecho realidad después de 10 años de espera. Sin embargo, a los pocos días comenzaron los problemas.

“La casa estaba en condiciones, era una estructura nueva pero a los cuatro días comenzaron a aparecer las falencias cuando prendimos la calefacción”, contó a ADNSUR. “Primero empezó a haber problemas con el agua, la humedad, el cielo raso y el durlock, pero hace dos semanas el calefactor que estaba en el pasillo estalló”, recordó.

El trabajador municipal cree que el problema fue que entró una bocanada de aire producto de la falta del sombrerito. Sin embargo, no está seguro. Lo que sí sabe es que su señora y sus dos nenas, de 9 y 10 años, se asustaron demasiado por lo ocurrido.

Le entregaron una casa del IPV hace menos de dos meses pero le explotó el calefactor y tiene filtraciones

Tal como cuenta y se ve en el listado son varios los vecinos que se quejaron por las roturas de la casa en este poco tiempo. Carlos Vargas es uno de ellos. El vecino explicó que la entrega de viviendas se hizo a cuenta gotas, respetando las medidas preventivas por el coronavirus. Sin embargo, a pocos días de la mudanza aparecieron los problemas.

“Primero estuvo todo bien, pero después empezamos a tener problemas. Entonces hablamos con Iparrague, le plantemos la situación y nos pidió que hagamos el reclamo a través de un email. Solo un compañero no lo hizo porque no tenía grandes problemas, pero el resto de los 23 si lo hicimos, diciéndole que entraba agua por las ventas, que teníamos humedad, que el revoque está todo quemado, pero no nos dieron mucha pelota e hicimos un reclamo grupal al IPV local y a Rawson. Nos dijeron que había una garantía de obra”, explicó.

Carlos recuerda que cuando accedieron a la entrega de la casa les hicieron firmar un convenio que decía que accedían a una vivienda con ciertas características, pero luego se encontraron “con los problemas edilicios”, no solo de humedad sino también eléctricos.

“En las instalaciones eléctricas tenemos problemas todos los días”, explicó. “De hecho hace rato me llamó el capataz de la empresa para decirme que andaba el electricista por el barrio y el que tenga problemas que lo llame. Pero además adentro de todo el tendido de durlock están todos los cables sueltos, no tienen un corrugado por si hay un incendio. Lo planteamos pero no tenemos solución”, reclamó.

UNA PRORROGA DEL PAGO

El objetivo de los vecinos es que la garantía cubra las reparaciones y no tengan que ponerse en más gastos, tal como le pasó a Sergio. Sin embargo, ante esta situación también piden que les prorroguen seis meses o un año el inicio del pago de cuotas bajo el sistema UVI, ya que este mes les llegó la primera factura que asciende a unos 10 mil pesos.   

“A nosotros no nos dieron el tiempo de gracia que le dan a todos. Nosotros no tuvimos esta posibilidad y lo que estamos reclamando en que estas condiciones, donde muchos tienen problemas con la vivienda, que nos den un tiempo de gracia para abonar la cuota porque terminamos invirtiendo nosotros, pagando el gasista y el electricista. No nos estamos negando a pagar la cuota porque las viviendas tienen que ser pagadas, pero que nos den un tiempo de gracia”, indicó.

Carlos pide que le den al menos seis de plazo para que puedan invertir en la casa. Asegura que algunos de los beneficiarios tienen la categoría mínima y se les hace difícil poder pagar la cuota y realizar refacciones al mismo tiempo. “Pedimos que tengan en cuenta este tipo de cosas, porque hasta el día de hoy no tenemos respuesta”, lamentó, esperando tener una solución.

Le entregaron una casa del IPV hace menos de dos meses pero le explotó el calefactor y tiene filtraciones