RÍO GALLEGOS - Los casos de Covid-19 aumentarion en Santa Cruz luego de las fiestas de fin de año. Los datos más concretos de este impacto se conocerán más claramente entre el 10 y 15 de enero.

La provincia recomendó ayer martes realizarse el hisopado ante el primer síntoma del virus (cuando para el testeo era necesario un mínimo de dos síntomas). 

Como se advirtió, los casos habían disminuido en Río Gallegos en noviembre y parte de diciembre, pero el propio director del Hospital, Dr. Mauricio Fernández, había señalado que había un leve incremento y que podría haber un pico de casos.

La capital santacruceña nunca bajó de 39 casos diarios en promedio desde el brote el 14 de julio. Llegó a 92 y ahora se situó 51,8 si se tienen en cuenta datos desde el 1 de diciembre al 4 de enero.

La ocupación de camas de UTI -Unidad de Terapia Intensiva- tampoco cesó. Desde el domingo pasado, alcanzó el 100%.

“UTI está 100% llena”, confirmó a TiempoSur el médico terapista, Dr. Rolando Nervi.

El contexto marca además que no hay 24 camas en UTI, ya que se habían añadió 10 para aumentar la capacidad. “Hay 14 camas, lo que es peor porque esto es por falta de personal. En su momento se aumentó la capacidad del servicio y hubo profesionales que vinieron de otros lugares del país, pero el área siempre tuvo 14 camas y las 24 fueron una adaptación a esa necesidad”, explicó.

Entonces el nosocomio no podría soportar otro brote similar al sucedido en septiembre y octubre. “El personal no es suficiente para poder soportar otro brote con las características que hubo meses atrás. No hay forma, no se puede porque el hospital se transformó, pero no se adaptó y no alcanzó para mantenerlo, fue algo transitorio”, advirtió.

Nervi resaltó que la capital santacruceña lejos está de compararse con otros centros urbanos, es decir, el servicio de salud incluye el nosocomio y un sanatorio, y nada más.

“Las medidas restrictivas de circulación se tomaron siempre en base a la saturación del sistema de salud. No es el mismo panorama que la provincia de Buenos Aires con 80 hospitales públicos y más de 100 sanatorios privados”, marcó.

Por eso insistió en continuar sí o sí con las medidas de distanciamiento social, uso de barbijo, lavado de manos “como en el principio de la pandemia”. “Hay que evitar los contactos con caos sospechosos, aglomeraciones. Hay que cuidarse igual”, acotó.