(ADNSUR) - Nancy comenzó a construir en Las Golondrinas hace tres meses, en un terreno que había comprado con el esfuerzo de toda su vida.

Pensaba en albergar el regocijo de sus nietos. Se enteró por los vecinos que de su casa no quedaba nada y pudo viajar a verlo con sus ojos.

Encuentra el único consuelo en que las ruinas de sus sueños hoy sirven para acopiar donaciones.

Su dolor desgarrador en el testimonio a ADNSUR: https://www.facebook.com/282576901824773/videos/291931132291151