CAPITAL FEDERAL - Uruguay se convirtió esta semana en el primer país de América Latina en regresar a la "nueva normalidad" tras atravesar la pandemia de coronavirus con un número muy bajo de contagiados: 932 hasta el momento. Su vecino, Brasil, sin embargo, se convirtió en uno de los epicentros mundiales de covid-19. Además, Uruguay integra la exclusiva lista de paises a los que la Unión Europea abrió sus puertas de cara a la reactivación de la actividad turística. Es el único país latinoamericano en ese listado.

Uruguay no ha tenido más de cien casos activos en ningún momento durante casi un mes, reseña Perfil. En ese país se reportaron en total, solo 932 casos confirmados desde que comenzó la pandemia y 27 muertes.

La situación en los países vecinos es muy diferente. Argentina tiene más de 62 mil casos. En Brasil los contagios han alcanzado la asombrosa cifra de 1,34 millones.

Este lunes 29 Uruguay se convirtió en uno de los primeros países del continente en retomar clases, y la última tanda de escuelas reabre en Montevideo, su capital, como parte de los pasos finales de un reinicio gradual de la economía que comenzó a finales de abril.

Desde obras de construcción hasta centros comerciales ya retomaron sus actividades, y en breve se realizarán eventos públicos, como presentaciones teatrales.

¿Cuál fue la fórmula uruguaya para atravesar la pandemia sin cuarentena?

Analistas sostienen que el presidente, Luis Lacalle Pou, actuó más rápido que sus pares regionales, cerró las fronteras y emitió una cuarentena voluntaria menos de un mes después de asumir el cargo el 1 de marzo (Brasil y México, potencias de América Latina por tamaño y población, nunca emitieron cuarentenas nacionales).

Según apunta Perfil, los uruguayos también gozan de una sólida red de seguridad, gracias al generoso gasto en atención médica, pensiones y programas sociales durante los 15 años anteriores bajo Gobiernos de izquierda. 

En 2018, Uruguay ocupó el segundo lugar en el continente con un gasto social de más de 17% de su producto interno bruto, según los datos más recientes compilados por la Comisión Económica de las Naciones Unidas para América Latina y el Caribe.

También tiene una de las tasas de pobreza más bajas, en 8,8% el año pasado, en comparación con casi un tercio para toda América Latina.

El distanciamiento social en esta nación escasamente poblada también podría desempeñar un papel al momento de mantener el virus a raya.

El uso de tapabocas es obligatorio, y las clases se llenan frecuentemente a la mitad de su tamaño previo al COVID-19 a medida que los estudiantes rotan entre enseñanza presencial y en línea.

De todas maneras, los casos activos han aumentado debido a un brote en la provincia de Treinta y Tres, que limita con Brasil y donde las escuelas permanecen cerradas.

Fuente: Perfil