COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) – El desplazado titular de la disuelta Unidad AMIA, el radical Mario Cimadevilla, acusó al ministro de Justicia, Germán Garavano, de “querer tener un control absoluto de la querella” en la causa por la explosión de la mutual judía. Ayer jueves, el exfuncionario presentó una denuncia contra Germán Garavano , y parte de su cartera por desistir de acusar a los exfiscales a cargo, Eamon Mullen y José Barbaccia. Consultado por el accionar del ministro, el exfuncionario arremetió: “Revocar la denuncia contra los fiscales fue una orden de Garavano”.

Cimadevilla informó en Actualidad 2.0 que efectuó una denuncia contra  el ministro de Justicia de la Nación, Germán Garavano, por presunto encubrimiento y "amiguismo" hacia los ex fiscales Eamon Mullen y José Barbaccia, quienes están siendo juzgados en la causa por encubrimiento del atentado.

Cimadevilla indicó que “luego del atentado a la AMIA, el juez que comienza a investigar, sus secretarios, el ex presidente Menem y todos estos son personajes ques son sometidos a un proceso penal por encubrimiento donde se investiga la responsabilidad”.

“La unidad a mi cargo estaba como querellante y entendíamos que en esos alegatos había que acusar a todas las personas involucradas. Cuando el ministro de Justicia se entera de nuestra posición, ordena revocar el poder al abogado, la designación de otro abogado en la querella. Esta situación generó conflicto en la unidad que presidía y motivó fuertes denuncias por ejemplo de la doctora Carrió que habló de encubrimiento”, indicó.

Por tal motivo, “ante todas las imputaciones, entendí que algunas podrían imputarse a las unidades que yo presidia. Eso hizo que yo me presentara a la Justicia, y que el juez investigue cuál fue nuestra actuación en esa causa de encubrimiento. Y que también se investigue alguna conducta del ministro y sus colaboradores que tuvieron una activa participación”, destacó.

Y consideró que “estamos acostumbrados a que todos revoleen imputaciones y ninguno concurre a los jueces, pero no es mi caso. Y ante estas imputaciones concurrí a la Justicia para que analice mi conducta”.

“Esta diferencia de criterio hace que el ministro utilice un decreto de racionalización que sacó el presidente Macri, no es el caso de AMIA porque la unidad que yo presidía al ministerio no le salía un peso salvo mi sueldo. Entonces, aprovecharon ese decreto para hacer modificaciones y pasar que esta unidad depende de la secretaria de Derechos Humanos. Creo que es una des jerarquización y esto puede generar alguna turbulencia más, porque el secretario de derechos Humanos es Avruj y uno de los procesados de la causa que es dirigente de la comunidad judía que se prestó a la desviación de pruebas, el que colaboraba con él es Avruj y esto despierta suspicacia en muchos sectores”, cuestionó.

Por tal motivo, “creo que es una maniobra para garantizar impunidad y lo ha dicho la doctora Carrió y otros actores de la política, pero es lo que el ministro Garavano decidió y creo que en esto hay amiguismo. Uno termina sospechando que la decisión fue tomada por amiguismo y no antecedentes”, sostuvo.

Consultado sobre los aportes que logró la Unidad de Investigación AMIA, Cimadevilla destacó que “creo que se ha hecho más que en los últimos 2 años. La causa hace muchos años está paralizada porque hay 5 iraníes, ahora 4 porque uno murió, e Irán es un país que se niega a colaborar con Argentina y acá se entiende que si los imputados están ausentes, no se puede avanzar. Y para poder avanzar, Cristina firmó el Memorandum de Entendimiento con Irán, esto fue declarado inconstitucional y empezamos a trabajar en la posibilidad de incorporar al derecho el juicio en ausencia, recorrimos las universidades para que opinen y en esto debo destacar la actuación del senador Mario Pais porque tuvo una participación muy activa en el texto final y el proyecto está con la firma de todos los bloques parlamentarios y avanzamos en un juicio de ausencia para que la investigación pueda avanzar”.

Y detalló que también “tratamos de incorporar tecnología a la investigación. La causa AMIA que tiene más de 500 mil fojas, leerla lleva 4 o 5 años y por consultas a tribunales internacionales, ellos nos dijeron qué tecnología incorporaron en atentados con características similares. Sin embargo, no tuvimos suerte con eso pero pudimos avanzar en que se comience a discutir para que este juicio no siga paralizado e incorporar tecnología”, concluyó.