El impacto provocado por la denuncia de padres y madres del Jardín 406 contra uno de sus docentes, por el presunto abuso sexual de niños de entre 3 y 5 años, es uno de los hechos salientes de 2022, aun cuando la situación se conoció en el tramo final del año. A casi dos meses de que estallara el escándalo, la causa se encuentra aún en etapa de investigación preliminar, sin imputación formal y con avances que están lejos de tranquilizar a la mayoría de las familias involucradas.

El caso se conoció el 9 de noviembre, con la manifestación de integrantes de la comunidad educativa frente a instalaciones del jardín de barrio 9 de Julio, donde incluso prendieron fuego al vehículo de la directora del establecimiento.

El reclamo se trasladó luego a las puertas de la fiscalía y con algunos cortes de ruta en los días posteriores, pero ninguna de las manifestaciones sirvió para acelerar los tiempos del sistema judicial, que hasta el momento no ha reunido los elementos suficientes para formalizar la imputación ni, mucho menos, ordenar una prisión preventiva del docente apuntado, como reclaman los padres desde el primer momento.

Según confirmaron fuentes de la fiscalía, ya totalizan 71 denuncias por parte de integrantes de la comunidad educativa del establecimiento.

AHORA: PADRES TOMARON EL JARDÍN 406

“Hasta ahora no surge la evidencia necesaria de las entrevistas a los chicos”

El abogado Mauro Fonteñez representa a un grupo de padres que se constituyeron como querellantes en la investigación. Ante la consulta para este informe de ADNSUR, el letrado confirmó que pese al tiempo transcurrido no surgieron mayores novedades en la investigación: “Hemos pedido allanamientos y secuestros de elementos, o incluso en un primer momento solicitamos la detención de Rupell (el docente señalado), pero el fiscal me respondió que no estaba en condiciones de hacerlo, teniendo en cuenta que todavía estaban analizando los informes psico diagnósticos que el cuerpo médico forense hizo sobre los nenes”.

Sobre el estado actual de la causa, el abogado indicó que “todavía no se formalizó la imputación; lo que hay es una denuncia y una investigación preliminar, pero todo está supeditado a lo que surja de las entrevistas psico diagnósticas, para poder evaluar luego a través de entrevistas en la cámara Gesell. De las entrevistas previas, el Cuerpo Médico Forense no pudo extraer mucha información como para avanzar en una imputación. No hay aún información clara, precisa y circunstanciada (con detalles de tiempo y lugar) como exige el Código Procesal Penal”.

Ese punto, vinculado a la información que los chicos pueden aportar, es esencial para el avance de la investigación. Sobre el motivo por el que esos testimonios no son suficientemente claros, el abogado consideró que puede vincularse a una cuestión de tiempo, pero fundamentalmente “a la edad de los nenes, que son muy chicos y esto amerita que el trabajo, de quienes hacen las entrevistas, sea muy cauteloso, porque la evidencia va a surgir de la psiquis de los niños y tampoco se pueden apresurar. Hay que tener en cuenta las consecuencias que pueden sufrir y por eso los profesionales están tratando de preservar, principalmente, la salud psicológica de los niños”.

Fonteñez reconoció que hasta ahora se hizo un número más que importante de entrevistas, “creo que con la totalidad de los estudiantes”, según estimó, “pero no ha surgido evidencia que amerite hoy una imputación formal, porque tiene que ser clara y precisa. Creo también que la fiscalía está analizando la documentación secuestrada en el establecimiento, para poder avanzar”.

Una de las tantas marchas para pedir justicia.
Una de las tantas marchas para pedir justicia.

“Puede haber novedades pronto”

El abogado consideró que si bien el sistema se encuentra en feria judicial, “si existe alguna circunstancia que amerite actuar, la fiscalía lo va a tener que hacer rápidamente”.

Respecto de la inquietud de los padres, que han expresado sus sentimientos de frustración y críticas al sistema por la falta de respuestas más rápidas, Fonteñez expresó que “es difícil hacer entender cómo o cuáles son los tiempos del proceso judicial, más que nada en situaciones como ésta. Uno se pone en el lugar de los padres y es una bomba de tiempo, porque es difícil entender los tiempos judiciales”.

Sin embargo, el abogado se mostró optimista respecto de los resultados de la investigación. “Yo creo que tiene que haber novedades pronto. Hemos acompañado información de manera paralela a lo que había reunido la fiscalía, pero dependemos de la formalización. Estamos a la espera de que haya novedades”.

El abogado no dudó en que parte de las novedades en la causa pueda resultar en la detención del sospechoso: “A mi criterio, creo que hay evidencia que amerita una detención, como solicitamos en su momento. Y en este caso, si bien no existe mayor evidencia que amerite una prisión preventiva, el derecho también nos da una herramienta para mantener la paz social. En este caso, mi idea era que se produzca una detención en aras de mantener la paz social, que en su momento se vio vulnerada. El Código de Procedimiento habilita que los jueces puedan tomar una decisión para mantener la paz social o el bienestar de la sociedad”.

Del Instagram de adnsur

 El dolor de las familias

Por otra parte, en una de las últimas manifestaciones públicas del grupo de padres que impulsa la denuncia, en el que volvieron a señalar sus cuestionamientos a la fiscalía y también a la directora del jardín, a quien acusan de haber encubierto al profesor de música, expresan su impotencia por la situación: “Muchas veces... pero muchas, nos hemos sentido culpables por no haber pensado mal del Jardín, porque si hubiéramos desconfiado de lo que pasaba dentro de esa institución, quizás hoy no tendríamos que llorar con nuestros/as pequeños/as de noche, porque se despiertan aterrorizados, pidiéndole al profesor que no los toque, que no les haga cosas feas, que no quieren olerlo (y más aún)". 

Las múltiples denuncias por abuso de niños en el Jardín 406 fue uno de los casos más graves del año 2022

"Y saben qué? -añade la carta abierta-. Más de una vez algún/a niño/a ha manifestado el deseo de morirse, otros/as no paran de contar lo que les hacia el profesor, o a lo que los obligaba,  otros niños comienzan a pegar repentinamente, y si los queremos calmar se ponen aún más furiosos, y gritan llorando angustiosamente sin parar, y vuelven a recordar a ese degenerado”. 

“¿Uds. creen que todo esto podemos mentir, o inventar? ¿Que los niños pueden mentir e inventar tremendas atrocidades con el afán de manchar la investidura del honorable Profesor de Música del Jardín 406?”.

¿Se puede creer, a estas alturas que las denuncias son falsas?

Y agregan, entre los párrafos finales: “Sólo pedimos justicia. Sólo pedimos que pague por lo que le hizo a tantos niños y niñas. Y por habernos destruido a todos. Somos familias que sólo pedimos justicia”.

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!