Si bien todo parecía felicidad para Joey Chestnut, un hombre oriundo de Estados Unidos que rompió en reiteradas oportunidades récords mundiales de ingesta de panchos, estudios médicos alertaron sobre los daños irreparables que esta práctica causó en su vida.

Según los informes oficiales, Chestnut comió más de 19.200 panchos a lo largo de 16 años, pero este exceso de consumo de comida rápida le restó años de vida.

Días atrás el Washington Post había publicado un informe donde, basado en estudios de la Universidad de Michigan, afirmaba que comer un solo pancho puede reducir 36 minutos de una vida saludable de una persona, y fueron varios quienes en redes sociales recordaron al "hombre récord" de 37 años.

Sin embargo, él ya avisó que seguirá compitiendo pese a las consecuencias que esto le traiga.

“Joey Chestnut ya estaría muerto”, escribió en redes un periodista deportivo citando el artículo anteriormente mencionado, en una forma de poner en duda la veracidad del mismo y defender al hombre.

Y es que de acuerdo a lo revelado por la universidad, los 19.200 panchos que Chestnut consumió en los últimos años le restaron un año y 115 días de su vida.