ESTADOS UNIDOS (ADNSUR) - Laura Hurst, una mujer de 36 años quien poseía unas 20 serpientes de todo tipo, fue encontrada muerta con una pitón enroscada en su cuello. El hecho se produjo en la ciudad norteamericana de Oxford y rápidamente se viralizó por todo el mundo. 

Las autoridades que investigan la muerte de la coleccionista de reptiles sugieren que podría haber fallecido por asfixia.

La casa donde fue encontrada la mujer, era propiedad de Don Munson, un ayudante de un antiguo sheriff del condado de Benton. La propiedad funciona como un criadero de reptiles que albergaba 140 serpientes, de las cuales 20 pertenecían a Hurts, por lo que las visitaba de manera regular, dijo el sargento Kim Riley, portavoz de la Policía Estatal de Indiana.

Munson, que vive a un costado de la casa, dijo a los medios de prensa locales que encontró a la mujer la noche del miércoles, en el interior de la vivienda tirada en el suelo con una serpiente pitón alrededor de su cuello. Cuando lograron retirarle la serpiente, los médicos no pudieron hacer nada para revivirla, dice el comunicado oficial.

Munson dijo que "está cooperando con las autoridades" y que había dado toda la información a la policía del estado. 

"Parece haber sido estrangulada por la serpiente", dijo Riley al Journal & Courrier. "No lo sabemos de hecho hasta después de que los médicos realicen una autopsia".