GENERAL ROCA (ADNSUR) - Un camionero se atragantó con comida este miércoles en una estación de servicio de la Ruta 22, en la localidad de Allen, en Río Negro. Andrés le practicó maniobras de primeros auxilios y le salvó la vida. 

Andrés Marilao no sale de la conmoción luego que salvó a un camionero de morir atragantado con comida este miércoles a la noche en una estación de servicio de Allen.

El joven de 28 años es empleado de la estación del gremio de camioneros de Río Negro ubicada sobre la Ruta 22.

Uno de los clientes que suele cenar todas las semanas estaba comiendo un guiso de arroz y en un momento el hombre de unos 60 años levantó la mano indicando que le pasaba algo, según informó el diario Río Negro. 

Si bien primero el joven pensó que se trataba de una broma, ya que el camionero suele hacer chistes, luego entendió que esta vez era algo serio. "Le choqué los cinco, pero vi que se estaba poniendo pálido. El compañero me dijo que le pasaba algo”, contó a ese diario. 

Andrés estuvo varios segundos practicándole al hombre las maniobras de primeros auxilios (maniobra de Heimlich) para desobstruir el conducto respiratorio.

Primero lo hizo mientras el hombre estaba sentado pero luego para poder tener una mejor posición continuó en el piso.

“Antes ya habíamos tomado la precaución de llamar ambulancia”, señaló Andrés.

Luego de varios intentos, el camionero logró expulsar la comida y el color de su piel volvió a la normalidad. “Le hice un par de chistes para que se relajara y se lo llevó la ambulancia”, contó el empleado, que se convirtió rápidamente en un héroe. 

Hace unos años atrás, Andrés hizo el curso de primeros auxilios y RCP cuando daba clases de fútbol a niños. Además, tiempo después su hija pequeña estuvo a punto de atragantarse con comida y le practicó la maniobra.

"Por suerte me salió bien, esto te pone muy contento”, dijo emocionado.