RAWSON (ADNSUR) - El viernes pasado por la mañana, un hombre, identificado como Cristian Iván Janud, tomó de rehenes a sus dos hijos y amenazó con matarlos para luego suicidarse mientras su esposa lo denunciaba en la Comisaría de la Mujer. La jueza le dictó prisión preventiva por un mes, mientras se realiza la investigación y se analizan los riesgos procesales del imputado.

El hecho ocurrió cerca de las 9 de la mañana, cuando la mujer se acercó a la Comisaría de la Mujer a denunciar a su esposo. Mientras realizaba el trámite, comenzó a recibir mensajes de Whatsapp de su esposo que, con el llanto de los niños de fondo, amenazaba con matarlos y luego suicidarse.

Alrededor de las 9.45hs, la policía llegó a la casa donde estaba el hombre. La subcomisario Pauli y el comisario mayor Gómez aplicaron técnicas de negociación a la vez que integrantes del GEOP aguardaban en las inmediaciones por si se hacía necesario intervenir. Mientras tanto, personal de la Brigada de Investigaciones buscaban allegados a la pareja por si se hacía necesaria también su intervención.

Ante la posibilidad de una inminente situación de violencia con riesgo de vida para los menores, los policías fijaron como prioridad rescatarlos. Finalmente la situación fue resuelta y al día siguiente se realizó la audiencia de control de detenidos con Janud en carácter de imputado.

“La jueza Ivana González valoró las evidencias que presentamos en la audiencia oral y pública y no cabe duda que las llamadas que autorizó a que se escuchen eran contundentes para amenazar y atemorizar a la mujer. El imputado pretendía con ello reestablecer la relación. La suegra del imputado colaboró en la situación, la subcomisario Pauli llevó adelante la negociación con el imputado y el comisario mayor Gómez rescató a los niños”, dijo el fiscal general Heiber.

Las posturas de las partes

Mediante llamados telefónicos, Janud amenazaba matar a los niños y luego suicidarse. Las grabaciones fueron especialmente valoradas por la jueza González que resolvió la prisión preventiva por un mes, para que en ese lapso de tiempo se analice la marcha de la investigación y los riesgos procesales del imputado. También la magistrada avaló la calificación legal de Heiber, “secuestro coactivo” , delito que prevé una pena mínima de cinco años de prisión y de 15 años como pena máxima.

Al respecto el defensor oficial Omar López, había indicado que se estaba frente a un delito menor, de “amenazas” pero su postura fue rechazada por la jueza González. También  pidió medidas menos gravosas, como  la prohibición de acercamiento o que el denunciado regrese a su ciudad de origen. Para este caso en particular, la jueza González consideró que no era lo apropiado.

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!