ESQUEL (ADNSUR) - Desde la agrupación Esquel Cordial, donde se viene relevando la opinión de la población sobre la necesidad de un plan de desarrollo turístico regional, Ernesto Capart, advirtió que el estado actual de las rutas afecta a todas las poblaciones de la zona. “Cuando hablamos de los problemas que tiene Esquel hay que mencionar que nunca hubo un plan definitivo para las rutas. Si hubiésemos tenido un plan definitivo no tendríamos los problemas que tenemos actualmente, porque un plan es para siempre, o por lo menos hasta que las cosas cambien”, dijo.

Preocupa el estado de las rutas 25 y 40 que conectan la cordillera con el resto del país

En ese marco, apuntó que “no se entiende por qué no se hace una ruta compacta, en serio, gastando lo que hay que gastar, y no emparcharla todos los años. Si todos los años se tiene que gastar una determinada plata para tapar los baches, sabiendo que al invierno siguiente se va a volver a destruir y al otro año va a pasar lo mismo, y eso se va a repetir por 30 años: estamos un poco locos, algo nos está pasando”. Para el vecino de Esquel “el estado de las rutas afecta no solo el desarrollo turístico sino el desarrollo normal de todas las poblaciones aledañas.

"El fin de semana tengo que viajar y estoy preocupado porque el estado en que se encuentran las rutas es terrorífico. Tanto la Ruta 25 como la 40”, sostuvo. Antes de finalizar, Capart dijo que hay que preguntarse “¿por qué la ruta que une El Bolsón con Bariloche no se encuentra en tan malas condiciones?, tal vez porque la hicieron bien, porque la hicieron pensando en poner las cantidades que corresponden y no un poco”.

FACTOR CLAVE

“En un destino como Esquel, donde el 80% de nuestros visitantes vienen por vía terrestre, las rutas son un factor clave y sin embargo no están en buenas condiciones”, lamentó el prestador turístico que integra la Cámara de Turismo, Martín Caplonch, a Diario El Chubut.

Para el responsable de la firma Frontera Sur, “todo afecta la actividad turística que es una fina maquinaria que depende de muchísimos engranajes. Y las rutas, así como las conexiones aéreas, el clima o las tendencias afectan”.

De esta manera planteó la preocupación por el calamitoso estado que presenta la Ruta 25 que une la cordillera con las ciudades del Valle y la costa provincial. Como también la situación de la Ruta 40.