SAN LUIS (ADNSUR) – La empresa Pelopincho y Tiburoncito, decidió despedir a 38 empleados, por primera vez desde el año 2002. Y aducen que se debe a la caída de las ventas durante el verano pasado.

Héctor Goette, dueño de la empresa, explicó que: "Vendemos 300.000 piletas y el verano pasado, apenas pudimos vender la mitad. La caída en las ventas fue del 50%. Con todo el dolor en el alma tuve que despedir, pese a trabajar al 100% de la capacidad instalada desde hace 17 años", dijo.

La empresa ubicada en San Luis, desde hace 40 años, supo exportar a Chile, Colombia y Estados Unidos. Incluso, Goette invirtió US$5 millones, con ahorro genuino,  en los últimos tres años en la ampliación de la planta.

"No lograba abastecer a todo el mercado interno, por eso amplíamos la planta. Ahora tendremos que esperar que se reencause la situación. Hoy te levantas y no sabes a qué atenerte", señaló a BAE Negocios

Y según explicó, la falta de financiamiento fue clave. "La empresa está saneada, no tiene deudas. No queremos endeudarnos con un banco, nuestro límite son los fondos genuinos para preservar la salud de la compañía. Esperemos que se revierta la situación, hoy los 202 trabajadores que quedaron trabajan al 100% de la capacidad instalada".