El comienzo de clases siempre conlleva un gasto extra para las familias con hijos en edad escolar. Entre lápices, cuadernos, hojas, carpetas, guardapolvos, el presupuesto del hogar sufre un impacto que no muchas familias pueden afrontar. Y como contracara, los chicos creces y los guardapolvos que usaban ya no les entran, o los requerimientos cambian y algunos "útiles" ya no lo son tanto. Por eso, la comisión directiva de la Asociación Vecinal del Barrio Próspero Palazzo puso en marcha una iniciativa para aliviar el bolsillo de las familias y -a su vez- alimentar el espíritu solidario de la comunidad.

La propuesta es simple. En la sede reciben guardapolvos -en buen estado- y útiles escolares donados por algunos padres, mientras que otros pueden pasar a buscar el que sea de la talla de su hijo.

"Vienen a dejar un guardapolvo que ya no le queda al niño y otra familia que lo necesita pueda llevarse uno", resume Cristina Pardo, miembro de la vecinal, a ADNSUR

Señaló que la propuesta se puso en marcha el martes, a horas del inicio de clases, y fue muy bien recibida, con mucha gente acercándose tanto donar como a buscar algún guardapolvo.

La Vecinal de Palazzo puso en marcha un "guardarropa escolar solidario"

"También recibimos útiles escolares", remarcó, y aclaró que en principio el guardarropa solidario estará en funcionamiento durante varios meses, porque "sabemos que los chicos necesitan útiles todo el año"

Mencionó que no solamente se acercaron vecinos del barrio, sino también "viene gente de los kilómetros que se enteró de esta iniciativa".

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!