Los bares y restaurantes de la ciudad de Bahía Blanca, en el sur de la provincia de Buenos Aires, permitirán el ingreso con animales de compañía, sea perros o gatos, a raíz de la sanción de una ordenanza por parte del Concejo Deliberante. La medida podrá ponerse en práctica en pocos días más, tras su reglamentación y publicación.

La iniciativa había sido enviada en los primeros días de junio por el Municipio e implica la creación del programa Bahía Pet Friendly, que autoriza a los restaurantes y bares a crear espacios aptos para que sus clientes puedan ingresar y permanecer acompañados de sus animales.

La ordenanza establece que cada propietario es libre de decidir si generará ese ambiente pet friendly o no.

El secretario general de la comuna, Pablo Romera, había defendido el proyecto cuando lo presentó junto con el veterinario Roberto Giménez. “La intención es que la ciudad sea amigable con respecto a las mascotas, que sea pet friendly”, dijo antes de su tratamiento y sanción, lo que ocurrió ayer.

“Lo importante acá es que la ordenanza va a darle un incentivo fiscal a aquellos comercios que se adhieran porque verán deducido del importe correspondiente a la Tasa de Seguridad e Higiene el equivalente a tres módulos de Servicios Especiales de Limpieza por mes”, aclaró Romera. La oposición no convalidó ayer el apartado que preveía un beneficio impositivo para los comercios que adhirieran a la iniciativa.

El funcionario municipal señaló que “la ordenanza no obliga a los locales a adherirse, sino que queda a criterio de cada dueño. Cada propietario evaluará si le conviene tener un espacio determinado o todo el local destinado a mascotas. No queremos generar burocracia sino una oportunidad que tienen beneficios impositivos”.

La comuna, en paralelo, impulsa el buen trato y el cuidado de los animales, señaló, Romera. “Cuando empezamos a trabajar con el médico veterinario Roberto Giménez, nos basamos en la ordenanza que habla de tenencia responsable de mascotas y el Código Civil, pero apelamos a la responsabilidad del dueño de la mascota con correa, pretal o bozal y el del comercio, siendo que este último tendrá el derecho de admisión y permanencia”, había dicho al sitio local La Brújula.

Es probable, y así estarán autorizados, que los bares y restaurantes ofrezcan una menú para perros y gatos “es algo que ocurre en todo el mundo”, aseguró el funcionario. “Es una corriente que está pasando en el mundo, la gente considera al animal cada vez más parte de la familia y de alguna forma esto favorecería al turismo para que pueda disfrutar de la ciudad”, se esperanzó.

Respecto de la norma bahiense, establece que los animales permanezcan “solamente en sectores indicados y siempre contenidos con correa, collar y pretal”.

Según consignó el diario La Nueva, Jessica Guajardo, titular del Distrito 7 del Colegio de Veterinarios de la Provincia de Buenos Aires, se mostró a favor del proyecto. “Entiendo que puede haber una buena recepción de parte de la gente y de los empresarios bahienses. Este tipo de iniciativas mejoran la interacción de la población con la fauna urbana. Es algo positivo, sin dudas”, dijo la médica veterinaria.

FAMILIAS "MULTIESPECIE"

La norma que emitió Bahía Blanca se enmarca en una tendencia social que viene dándose desde hace varios años que algunos especialistas llaman “familia multiespecie”. El tratamiento de los animales de la familia como hacen los padres y madres con sus hijos ha hecho replantear el derecho animal que necesariamente se ha hecho eco de esta transformación social.

El doctor Juan Enrique Romero, médico veterinario, destacó los “nuevos vínculos” que establecen cada vez más personas con sus animales. “Es un amor cercano a los hijos, porque son muy parecidos a nosotros”, dijo. “Para muchas personas los animales de familia, del afecto o mascotas, como erróneamente se los ha dado en llamar, no son simplemente perros, gatos, o el animal que fuera: son el hijo que no necesariamente es quien sale de tu vientre ya que se puede ser padre o madre de diversas formas”, señaló.

Los espacios friendly no se han limitado a los bares y restaurantes, en todo el mundo, y también en la Argentina, cada vez hay más hoteles, playas y balnearios que admiten animales. En la Costa Atlántica hay varios que, además de aceptar mascotas, prestan servicios especiales. Una de las más famosas es Playa Canina YES, un parador ubicado a 50 metros del Faro, al sur de Mar del Plata. Otro lugar en Mar del Plata, es la Playa TNT, ideal para hacer deporte con los perros.

Con información de La Brújula / El Tribuno

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!