CAPITAL FEDERAL (ADNSUR) - Con el telón de fondo de la sexta semana consecutiva de baja en los precios del petróleo (al inicio de las negociaciones este viernes el Brent cotizaba en menos de U$$62 y el WTI rozaba los U$$53), el gobierno nacional dejó trascender en medios nacionales su intención de que algunos combustibles, como las naftas Premium, reduzcan sus precios en al menos un 10% durante el mes de diciembre.

El gobierno pide a petroleras una baja del 10% en naftas

La expectativa a la baja se da no sólo por la reducción en los precios del crudo, sino también por la estabilidad de la paridad cambiaria, cuyas subas fueron los principales argumentos para solventar los 14 incrementos de precios que hubo a lo largo del año.

La situación de las operadoras no es uniforme y cambia según si producen sus propios petróleos en el país, como si dependen de la importación de crudos. En ese contexto, desde la Secretaría de Energía de la Nación se iniciaron contactos para acordar una baja de precios, que podría darse en principio en algunos productos, considerando que el petróleo perdió más de 20 dólares desde mediados de octubre hasta hoy.

En el país se toma como referencia el crudo Brent, que cotizaba en la mañana del viernes por debajo de U$$63, mientras que el dólar cotizaba en 36,43 pesos, luego de los picos superiores a 40 pesos alcanzados en septiembre.

El argumento de las operadoras para justificar las subas de precios de nafta y gasoil fue, hasta principios de noviembre último, que debían alcanzar la paridad de importación, es decir igualar el precio de un litro de combustible importado para abastecer el mercado interno, cuando no alcanza la producción local para esa finalidad. Con la baja de las variables internacionales, en el gobierno entienden que esa paridad ya ha sido alcanzada. En Estados Unidos, el litro de combustible promedia los U$$0,78, mientras que en Argentina se ubica en UU$1,13.