COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR / Escuchá la entrevista) - Ante la posibilidad de una baja del combustible en el país, el ingeniero José Luis Sureda, ex secretario de Recursos Hidrocarburíferos consideró en Actualidad 2.0 que “hay margen para una baja, pero no sé si es el porcentaje del que está hablando el Gobierno (10%). Tenemos una situación ambigua en la relación del Gobierno con las empresas porque el mercado de combustibles es altamente concentrado, y una firma -que es YPF- controla el 66% del mercado de productos petroleros, y el Estado Nacional es el controlante del 60%. Por lo que hablar de un mercado desregulado no es correcto y está bastante lejos de serlo”.

Sureda explicó en Actualidad 2.0 que “la independencia del poder político no es tal, y creo que el Estado Nacional y los estados provinciales son socios de las petroleras por lo siguiente: cada vez que aumenta la nafta, aumentan los impuestos, la dolaraización de los combustibles implica la dolarización de los impuestos, de modo que cada vez que aumenta las naftas aumentan las recaudaciones fiscales”.

“Nadie lo va a reconocer pero la matemática dice eso, sumado a que también aumentan las regalías.

Y sostuvo que “tenemos que estar dispuestos a que apenas se mueva una variable, otra vez el aumento tiene que aparecer. Por eso es una situación ambigua y confusa”. De manera que sostuvo que “es una situación que lleva años y no se resuelve. Para mí hay dos posiciones, una que es decir 'regulemos los precios', y la otra es decir que 'los precios son libres y nos bancamos lo que venga', pero no son medidas eficientes sino que son confusas e invitan a reacciones iguales de opuestas”.

“En valor de refinería, los valores están en línea con los precios internacionales. Pero eso no quiere decir que el impacta en la gente sea igual. Hay que sumarle el efecto distorsivo de los impuestos: en Texas no llegan al 10% mientras que en Argentina es del 50%”, planteó.

Y consideró que “en el país tengo una devaluación del 70% y esa la hizo el Estado por lo que tengo que adaptar mi precio a la devaluación pero el Estado me dice que tenga cuidado. Los impuestos hablan de que hay que actualizar el precio del carbono porque se nos ocurrió un precio para combatir el cambio climático que está trazado”.

A modo de ejemplo, indicó que “el etanol se produce con maíz o caña de azúcar y en ninguno de los casos, los productores están obligados a producir y vender. Caso contrario, cada uno tiene un cupo asegurado con un precio regulado por el Estado que no tiene nada que ver con el valor del dólar”.

“Puesto en refinería, los combustibles argentinos están en paridad con los precios internacionales, eso no quiere decir que el impacto en los bolsillos de la gente sea el mismo en todos los países, acá tenemos el tema de los impuestos" y agregó que “el refinador está obligado a cortar 2% de etanol, si no lo tiene que traer de afuera”.

VACA MUERTA

“La capacidad financiera de las empresas es una, y relativamente finita. Puede endeudarse más pero si es en proyectos de la Argentina de hoy es riesgoso. El costo del dinero es más del doble que en Texas. Las empresas optimizan su portafolio y si en el momento hace que sea conveniente producir en Vaca Muerta lo harán y levantarán un poco el pie de la aceleradora de otras provincias”, planteó.

Dado que la Cuenca San Jorge es la principal productora de petróleo convencional, Sureda indicó que “a mí me encantan lo convencional porque tienen una velocidad de desarrollo extraordinaria, pero también tienen una declinación extraordinaria”.

“En enero de 2016 con petróleo de 25 dólares, pude asegurar que la producción de convencional se desploma a los seis meses. Es muy sensible y tiene una intensidad de inversión altísima. De manera que es volátil”, planteó.

Y remarcó que “para mí, como visión de país, tendríamos que tratar de lograr una base estable convencional de oferta de gas natural y de petróleo muy agradable. Sobre esa base el desarrollo no convencional pero fuertemente para la exportación”.