NEUQUÉN (ADNSUR) – Una familia encontró un pudú en el Lago Lácar. Se trata del segundo ciervo más pequeño del mundo, pocas veces visto en esa zona. Mide entre 36 y 45 centímetros

El pudú es un animal que vive en el Parque Nacional Lanín, pero no suele ser visto. Fue por ellos que se prohibió que los perros ingresen al parque, porque los espanta. Pero un ejemplar sorprendió enormemente a una familia que navegaba por el lago Lácar.

La familia vio al pudú que bajaba por unas rocas y caminó delante de la embarcación. Se fue acercando hacia la costa, permaneció unos minutos en la orilla y se perdió en el bosque.Fueron unos minutos, pero  pudieran sacarle fotos. La administración del Parque fue la encargada de difundir el extraño encuentro.

Desde el Parque explicaron que hay situaciones puntuales ponen en jaque a los pudúes. Uno es la presencia de mascotas en el bosque. Los perros y gatos son una fuerte interferencia, fuente de contaminación, de dispersión y de contagio de enfermedades para la fauna nativa y su ambiente. Además, se comprobó que los animales nativos cambian de conducta ante su presencia, señaló el Diario Río Negro.

Uno de los ciervos más pequeños del mundo

El extraño encuentro entre una familia y un pudú en un lago de la cordillera

El pudú  es el segundo ciervo más pequeño del mundo, llega a medir entre 36 y 45 centímetros. El macho presenta una cornamenta simple de hasta 10 cm de largo. Su pelaje es denso, de color pardo rojizo uniforme. La cría nace con manchas blancuzcas que se mantienen hasta los dos meses.

Vive en bosques húmedos, templados y fríos con estrato arbustivo denso, en el sur de Argentina y Chile, desde el nivel del mar hasta los 1700 metros de altura. En Argentina se encuentra desde el sudoeste de la provincia de Neuquén (al norte del Parque Nacional Lanín); Nahuel Huapi, Los Arrayanes, Lago Puelo, hasta el noroeste de Chubut (Parque Nacional Los Alerces).

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!