El Banco Central reajustará una vez más la tasa de interés de los pesos luego de que se conozca este miércoles el dato de inflación de agosto. De esa manera, la tasa efectiva anual de referencia y de los plazos fijos orillaría el 100%, según se estima.

El equipo económico busca evitar que las inversiones en pesos pierdan terreno contra la inflación que en términos interanuales sigue en escalada y superó el 78% en agosto, y por esa razón volverá a ponerse sobre la mesa del directorio de la autoridad monetaria este jueves al mediodía un nuevo aumento en el interés que pagan los depósitos en los bancos en moneda doméstica.

Pero para el bolsillo argentino, esa suba de tasas tiene un doble impacto: los plazos fijos en pesos empezarán a pagar un rendimiento más alto, pero los costos de financiar la tarjeta de crédito también se incrementan.

En la actualidad el esquema de tasas de interés tiene una tasa de interés nominal de 69,50%, lo que implica una efectiva anual de 96,82% para el caso de la tasa de política monetaria y de 96,58% para los plazos fijos de hasta 10 millones de pesos.

Los bancos, fondos de inversión y consultoras que participan del Relevamiento de Expectativas de Mercado (REM) del Banco Central reajustaron al alza sus proyecciones de suba de precios por encima del 95%, y se estima que luego del dato de inflación de agosto, la inflación total del 2022 podría orillar los tres dígitos.

Con información de Infobae

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!