COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) – Marcos Davies hace 11 años tiene la juguetería “Giro didáctico” sobre la calle Alem, y este miércoles, en diálogo con ADNSUR, no ocultó su preocupación por el momento que vive el comercio producto de la situación económica del país y la incertidumbre financiera que se produjo luego de la derrota que sufrió Mauricio Macri en las PASO (Primarias, Abiertas, Simultáneas y Obligatorias). “Es complicado, es difícil para el rubro juguetero. Hoy no vemos el impacto todavía pero va a impactar”, explica. 

Davis asegura que esta “es nuestra mejor semana del año y estamos en una incertidumbre grande. Recién hoy comenzaron a llegar precios con valores nuevos de compra. Hoy vamos a vender seguro la mercadería pero después no vamos a poder hacer una reposición porque los productos están mucho más caros”. 

En ese sentido, confirma que “hay listas de los distintos proveedores que aumentaron entre un 20 y un 35% u otros que te venden al precio anterior pagándolo en efectivo”.

El comerciante advierte además que algunos proveedores “cerraron la persiana”, ya que “prefieren no vender hasta tener un precio real”. Y ante este panorama admite que la preocupación existe, principalmente por lo que sucederá “la próxima semana”.

“Agarra una incertidumbre grande. Nosotros teníamos convenios con tarjetas de crédito o con algún banco y hoy ese interés que hay te hace tener miedo, dudas, es todo incertidumbre. No va a ser un buen día del niño”, admite.

MIRAR, CONSULTAR, COMPRAR Y COMPRAR

Davies asegura que la especulación al momento de pensar en juguetes no es exclusiva de los vendedores, sino que también se traslada a la gente que mira con mayor recelo los precios y busca promociones, principalmente descuentos y cuotas sin interés, en una época donde suele elegirse regalos un poco más caros.

Frente a ese panorama admite que también se hace un esfuerzo para vender en efectivo. “En nuestro caso tenemos un 20% en efectivo. La verdad es que necesitamos vender y el banco te hace retenciones más allá de que lo hagas en Ahora 3 o Ahora 6, además tenés un tiempo en que te lo acreditan. Entonces hacemos descuento en productos y por lo menos uno se hace con el dinero”, explica.

Karina Zfaile coincide con Davies, aunque en su caso aún no ha recibido listas actualizadas de los proveedores. “Por el momento no han actualizado los precios, sabemos que va haber una actualización y ante eso no hubo una remarcación. Pero la realidad es que las ventas están tranquilas; la gente mira mucho, consulta, compara y después realiza la compra, generalmente los últimos dos días”, señala. 

Karina junto a su esposo son propietarios de “El Gato sin botas”, una juguetería que hace seis años se encuentra en calle Ameghino, casi Saavedra. En su caso esperan que la mayor demanda se produzca jueves, viernes y sábado, aunque saben que este año no será como otros.

“Hubo una merma importante. Este no es un producto de primera necesidad y cuando la gente se ajusta lo primero que saca es lo que no es de primera necesidad”, asegura. Y ante la consulta por cómo compran los comodorenses, responde sin dudar: “Generalmente las compras no son en efectivo sino con débito o crédito y la gran mayoría en cuotas. En nuestro caso trabajamos con algunas tarjetas en 3 y 6 pagos sin interés como para ayudar al movimiento porque a nosotros nos conviene que nos elijan”, ahonda sabiendo que “indefectiblemente va a haber una remarcación por más que uno quiera”.

EL DESAFIO DE GANARLE A INTERNET

El frenético mediodía del miércoles está llegando a su fin, y mientras las empleadas del Estanco se preparan para el receso, Matías Aguirre, el encargado, está sentado en su escritorio. Su gesto evidencia la intensidad de las tareas. Sin embargo, ante la consulta de ADNSUR pone una pausa a sus tareas y se mete de lleno en la incertidumbre juguetera que se vive por estos días. 

“Aún es medio difícil de medir el impacto. En general las ventas para el día del niño se hacen a último momento, así que yo creo que el lunes vamos a tener un mejor panorama, pero obviamente el lunes notamos una menor afluencia de público que la que esperábamos”, explica.

Matías asegura que por el momento en su caso no modificaron los precios. Sin embargo, advierte que necesitan vender para pagar lo comprado. Es que como advierte, que lo que va más va a afectar al rubro en esta escalada del dólar será la suba de la tasa de interés. 

“Todo esto está hecho a plazo; entonces ahí veo el inconveniente para los proveedores y para nosotros. La idea es ir pagando a medida que vas vendiendo, pero bueno la mayoría de las ventas se pagan en los próximos días y el tema va a ser que cuando haya que reponer mercadería porque va a ser más caro”, se anticipa.

Al igual que Karina, Matías asegura que la gente mira y comprara precios, pero no sólo en las tiendas sino también a través de internet. Y además suelen optar por planes de créditos más cortos, quizás por la propia incertidumbre que hay en el país. 

Ante este panorama, vender se hace difícil. “Esto viene hace unos años. La gente hoy es mucho más consiente, tiene más información y hace las cosas de manera más racional. Entonces no es poner sólo un juguete y venderlo. La gente quiere que este envuelto y hoy el costo de un envoltorio y la bolsa pasa a ser relevante y uno ofrece ese tipo de cosas como diferencial, pero es difícil”, sentenció. 

Por lo pronto, para los comerciantes sólo queda esperar que llegue el domingo, mientras que para los clientes rebuscárselas para poder regalar sin quedar atrapados en grandes cuotas, sabiendo que el panorama real del impacto de las PASO recién se podrá conocer con certeza en los próximos meses.