La historia de Mario generó conmoción en las redes sociales. Tras ser empleado municipal, el hombre de 79 años trascendió tras una fotografía que se hizo viral y fue un disparador para conocer su triste historia: Lamentablemente no puede llegar económicamente a fin de mes y vende globos en un parque para poder alimentarse.

El hombre va a una plaza de Salta después de las 16 horas, donde llega y se ubica en el mismo lugar de siempre, en donde están los juegos infantiles de calle Santa Fe, entre San Martín y Mendoza.

Mientras los niños juegan, Mario arriba con su bastón y se sienta cerca de ellos para inflar los globos y crear diferentes figuras: espadas, conejos y animales que después los sostiene en sus manos en silencio, hasta que algún pequeño se acerque a preguntarle por su trabajo.

Según pudo saber Qué pasa Salta, el jubilado contó que trabajó algunos años en un circo, por eso tiene cierta facilidad llamar la atención de los pequeños, hacerlos reír e inflar globos con diferentes figuras.

Con el correr de los años, su talento y profesión sigue vigente. Según detalló al medio local, desde temprana edad inició a especializarse en este tema y gracias a esto logró recorrer gran parte del país. Además, fue empleado de la Dirección de Tránsito Municipal de Salta y, antes de jubilarse, estuvo como ordenanza en la Escuela Normal.

Actualmente, el abuelo tiene dos hijos adultos que ya son profesionales y viven en la provincia de Córdoba. Con en este contexto, Mario vive solo cerca del templete a San Cayetano y algunos días se levanta triste, decaído y prefiere ir al parque a trabajar “para tomar un poco de aire y estar mejor”. Todo lo que junta lo hace para poder recaudar la mayor cantidad de dinero y poder llegar a fin de mes.

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!