CAPITAL FEDERAL - El juez federal Julián Ercolini envió este martes a juicio oral y público al ex titular de la AFIP, Ricardo Echegaray, y a los empresarios Cristóbal López y Fabián De Sousa en la causa Oil Combustibles, por evasión de 8.000 millones de pesos en impuesto a los combustibles líquidos.

La Justicia entiende que López y De Sousa, quienes están detenidos, utilizaron el dinero que no le pagaron al Estado para expandir su conglomerado de empresas.

De acuerdo a la investigación, los dueños del Grupo Indalo solo tributaron el ITC durante siete meses. La resolución indica que se "instrumentó una compleja maniobra de corrupción perpetrada dentro y fuera de la AFIP".

El escrito considera a la empresa Oil Combustibles como una "estructura societaria para el fraude" y determinaron que el no pago del impuesto fue "una acumulación ilegítima de la deuda". A su vez, determinaron que con el otorgamiento "irregular de planes de facilidades de pago" por parte del organismo que dirigía Echegaray, los empresarios se beneficiaron al utilizar ese dinero para agrandar sus empresas.

En este sentido, el exfuncionario está acusado de ser el autor del fraude al diseñar y poner en marcha el circuito con el que no se le exigió a Oil el pago del impuesto.

Por último, el documento señala que tanto López como De Sousa utilizaron las sumas que debían ir al fisco como "préstamos" para sus otras empresas.