BUENOS AIRES - Objetivo: dar la vuelta al mundo en un año. Fecha de partida: 29 de diciembre de 2018. Primer destino: Auckland, Australia. Pasajeros: Los Rodriguez: Sergio (47), Silvina (45), Matías (14) y Micaela (12). Equipaje: una mochila de quince kilos para cada uno. Idioma: un poco de inglés. El itinerario está registrado en el diario de viaje virtual en Instagram: @LosRodriguez360.

“En nueve meses- o mejor dicho 281 días- recorrimos más de treinta y cinco países”, cuenta Sergio Rodríguez, licenciado en finanzas, y gerente de marketing freelance, desde Toronto, Canadá, a noventa días de terminar esa travesía familiar.

De Francisco Alvarez -provincia de Buenos Aires-, Sergio soñaba con dar la vuelta al mundo y recorrer los cinco continentes: “En 2017 le dije a mi mujer que si no fuera por el colegio de mis hijos, me iría de viaje”.

Para su sorpresa, Silvina -traductora pública de portugués- apoyó el deseo de su marido. “En quince meses planeamos la gran aventura”, cuentan ahora.

La primera pregunta que surge: ¿cómo se sostiene económicamente un plan de este tipo?

“Nos desprendimos de todo: dejamos de alquilar la casa, vendimos la camioneta, el juego de comedor, los sillones, la heladera, el horno… toda una casa”, recuerda Sergio. Después, decidieron invertir los ahorros familiares. “Como buen licenciado en finanzas, mi filosofía siempre fue ahorrar para algo. ¡Por suerte teníamos todo en dólares!”

Además, Sergio evaluó sus gastos fijos: alquiler de la casa, la cuota de obra social, el colegio de sus hijos, la luz, el gas, el teléfono, y hasta el seguro del auto…”Toda esa plata para servicios, pasó a pagar el viaje”.

En paralelo, Silvana como traductora pública y Sergio con sus campañas de marketing digital, harían tareas murall: “Con menos ingresos y frecuencia, pero lo necesario para ir pagando”.

La decisión más difícil fue la de comunicarle al colegio de Matías y Micaela que faltarían todo un año. “Nos sugerían que estudiaran a distancia, pero decidimos que retomarían los estudios en el 2020”. La respuesta de la escuela fue sorpresiva para Sergio: “‘Los chicos van estar expuestos a distintas culturas, idiomas, escenarios…, eso es la mejor inversión’, nos dijeron.

A Matías y a Micaela les costó un poco dejar atrás sus amigos y su familia. “Le explicamos todas sus ventajas, la gran oportunidad que tenían, empezamos a planear los tours y las atracciones… ¡y ellos pusieron primera!”, señala el padre.

Así como se desprendieron de sus bienes materiales, lo hicieron con su equipaje: “Hace nueve meses que vivimos con lo que cabe en mochilas de quince kilos”.

Todo listo para despegar

Cruzaron el Océano Pacífico para llegar a Australia, más precisamente a Auckland, el 31 de diciembre de 2018. “Fuimos los primero en recibir el 2019. Algo que nos trajo suerte, porque hasta ahora todo lo que siguió fue inolvidable”.

Después siguieron más destinos desconocidos: Singapur, Tailandia, China, Dubai, Tanzania, Marruecos, Egipto, Croacia, Noruega, Irlanda, Dinamarca…, y siguen los sellos en el pasaporte...

La filosofía fue clara. “Dejarnos sorprender en cada lugar. No investigamos los destinos. Lo único que siempre mantuvimos fue ir detrás del calor, para no tener que comprar ropa de abrigo”.

En cuanto al hospedaje, aseguran que no se privaron de nada. “Hicimos todo: desde alquiler de casas Airbnb, hostels de lujo, hoteles... Viajando con chicos, lo primero fue la seguridad”, dice Sergio.

El lenguaje de señas es universal: la mejor manera que encontraron para comunicarse. “Yo hablo poco inglés, y Silvana se maneja mejor.”

“Aunque suene raro, nos cansamos de tomar aviones, cambiar de hoteles y recorrer ciudades, sobre todos los chicos. Los días de lluvia son la excusa perfecta para descansar...”.

¿Y lo afectivo? ¡Todo un tema!

En Buenos Aires quedaron los padres de Silvina y los hermanos de ambos con sus sobrinos, además de los amigos, el perro Spike y los pescaditos en la pecera. “Extrañamos a la familia. Hace varios meses que no vemos a nadie. Pero al estar tan ocupados, ese sentimiento no pesó demasiado. En agosto nos encontramos en Roma con mis suegros… ¡fue emocionante!”, asegura Rodríguez.

En su diario de viaje, todo quedó registrado en su canal de Youtube Los Rodriguez 360 con videos, fotos y anécdotas: un tesoro inolvidable, viajar virtualmente. “Me entretengo filmando y editando cada atracción turística”, dice Sergio.

Hoy, octubre, ya están en América. Se quedarán diez días más en Canadá, y luego a Nueva York para empezar una aventura apasionante: recorrer de punta a punta la legendaria Ruta 66...

“Sólo gastamos algo de plata para renovar ropa que se rasgó o se rompió a fuerza de tanto caminar. Además, compramos un llavero de cada ciudad que tocamos. No nos podemos dar el lujo de acumular objetos: el viajero necesita libertad… y poca carga", dicen.

¿Cómo volver a la rutina después de un año de vacaciones?

“Quedan tres meses. Ya estamos más cerca de casa. Trato de no pensar. No sé qué vamos hacer. No tenemos casa: sólo una baulera con algunos muebles…”.

La familia Rodríguez, la familia 360, aún no volvió a Buenos Aires, pero ya tiene planeado su verano 2021. “Un mes y medio en las paradisíacas playas de Asia”.

Kilómetros recorridos: más de 75.000.

Camas de hospedaje: 45 en hoteles, departamentos, hostels… ¡y hasta una carpa en la selva sudafricana!

 

Fuente: Infobae