COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR/Escuchá el audio de la entrevista) – Ante un presunto caso de abuso en la Escuela 126 de Kilómetro 8, la licenciada Silvia Luz Clara, desde el Centro Contra la Violencia Familiar, informó en Actualidad 2.0 que hay que “creer en el relato de los chicos. Esto es básico para los que trabajamos con niños, niñas y adolescentes. Si un niño indica que hubo una conducta inapropiada, la primera actitud es confiar en el relato".

“El abuso sexual puede ser desde algo leve a grave,  en estos temas siempre hay que hablar de los indicadores. A veces uno o dos no son necesarios para hablar de abuso, pero se suman una serie de cuestiones. Quienes deben determinar si hubo un abuso, son los profesionales y peritos, sobretodo, los del poder judicial”, destacó.

Además, remarcó que ante una denuncia por parte de un menor, “siempre en las instituciones hay equipos de conducción que reciben el primer impacto de los comentarios. Ahí pueden analizar si fue un hecho aislado o no. Recuerdo cuando se sentaba nenes sobre las faldas o los subían al pecho para borrar el pizarrón. La primera instancia es que la persona no esté en contacto con chicos, nunca vamos a encontrar a un abusador que vaya a reconocer el hecho”.

"Nunca vamos a encontrar a un abusador que reconozca el hecho”

“Es muy poco común que varios chicos inventen sobre estos temas. Por eso, siempre hay que ponerlo en comunicación, si ocurrió en una institución, hay que informarles para que hagan un acta y quede una constancia de que se presentaron”, destacó.

Mientras que en  caso de que las actitudes dudosas ocurran en la vía pública como sacar fotos, “si yo veo a la persona todos los días, ya es una cuestión de acoso. Cuando uno pone la denuncia, está exponiendo la responsabilidad en un poder que tiene la obligación de investigar”.

EL HECHO

La madre de una estudiante de la Escuela 126 de Kilómetro 8 denunció ante la Comisaría de la Mujer que el bibliotecario de la institución tomó de la mano a la niña y que intentó introducirla por la fuerza a la biblioteca. Ya otras madres habían denunciado en un grupo interno de WhatsApp que el bibliotecario encerraba a las niñas en la biblioteca y les tomaba fotografías.

La supervisora del establecimiento se reunió con decenas de padres preocupados y les adelantó que mientras se investigue el delito por el que fue denunciado, el docente será apartado de sus tareas.

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!