CAPITAL FEDERAL - Según datos suministrados por la Cámara Nacional Electoral (CNE), uno de cada tres argentinos habilitados para votar ya pasó por el cuarto oscuro antes de las 13 hs.

Según indica La Nación, el 31% del padrón ya votó en las primeras cinco horas de la jornada, un porcentaje similar al de las PASO, cuando a las 12 hs ya había votado el 30%.

Para llegar al ballotage, el oficialismo necesita que vayan a votar más de 2.500.000 de nuevos electores, de ese modo, el 49,49% que obtuvo Alberto Fernández en las PASO de agosto se convertiría en un 44,9% que habilitaría una segunda vuelta, siempre y cuando esos nuevos votantes voten a Mauricio Macri, o por lo menos no apoyen a Fernández.

En las PASO de este año votó el 76,42% del padrón y desde la Casa Rosada esperan que ahora vote una cifra que ronde el 84% para que sus aspiraciones se mantengan a flote. Aunque solo fue alcanzado un porcentaje similar de participación cuando la Argentina volvió a la democracia, en 1983. También hubo una cifra parecida de participación en 1989. En esas elecciones se llegó a un récord del 85,61% y 85,31% respectivamente.

La expectativa por el aumento en el número de votantes no es un anhelo infundado. La tendencia creciente es algo que siempre se dio entre las elecciones primarias y las definitorias. Según la Cámara Nacional Electoral, en 2015, por ejemplo, la participación aumentó del 75 al 81%, y la mayor parte de esos votantes apoyaron a Macri.

Fuente: La Nación