El ingeniero indicó que “en la semana tendremos información sobre el proyecto legislativo pero desde hace cien años hay 40 mil pozos desde el inicio de explotación; de esos hoy hay unos 20.500 que figuran como pozos petroleros y aparece otro rubro importante con 15 mil. Es decir que hay un 87% de pozos que en algún momento estuvieron en producción y esperan a ser abandonados o que se los vuelva a explotar”.

Hirschfeldt detalló que “los 20.500 pozos hoy están distribuidos en un 50 y 50 entre Chubut y Santa Cruz; en producción activa con sistema de levantamiento artificial, estamos en los 13.800 pozos activos y de ésos casi el 60% está en Santa Cruz y un 43% en Chubut”.

“EL 83% DE LOS POZOS ESTÁN POR DEBAJO DE 5m3 DÍA”

Además,  remarcó que “al ver el ranking de producción el promedio de la cuenca es que el 83% de los pozos están por debajo de los 5 m3 por día en Chubut” y agregó que “casi el 50% de los pozos son de 0 a 2 m3 por día”.

Por tal motivo “hay que ver cuál es el objetivo del proyecto; hablábamos de la potencialidad de los pozos de baja productividad que requieren de tecnologías no convencionales, son los pozos o caramelos a los que no se les da importancia porque no son rentables. Hay que ponerlos en proyecto para empresas pequeñas y con otros sistemas de extracción”, dijo, de modo que planteó que las “empresas que van a operar campos de baja productividad, necesitan de incentivos”.

“Hay que ver cómo se encara esto. Así como está planteado de 5m3 por día, me parece que no cierra con lo que tenemos en la cuenca y en Neuquén tampoco”, planteó Hirschfeldt.