COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR)- La Cámara de Empresas de Operaciones Especiales emitió este martes un comunicado marcano su postura sobre la autorización que pidiera la semana pasada para poder actuar bajo el Proceso Preventivo de Crisis (PPC) y las repercusiones que esto tuvo en los restantes actores políticos y sociales.

Puntualmente, en la nota responden a las declaraciones efectuadas por el secretario general del Sindicato del Petróleo y Gas Privados, Jorge Ávila -que fueran recogidas por El Patagónico-, cuando consideró que la CEOPE tenía una "actitud provocadora". En el texto acusan a Ávila de "subestimar la crisis", y que el procedimiento preventivo de crisis, lejos de promover despidos, es una "opción válida y adecuada para enfrentar la crisis de la industria", ya que justamente "evita que las empresas deban considerar los despidos como la única alternativa para alinear sus estructuras a la evidente y sustancial menor actividad que sufren".

En el documento hecho público, destacan la "actitud profesional, prudente, de diálogo y de búsqueda de soluciones que contemplen los intereses de todas las partes, encuadradas en la ley, para proteger el empleo y la sustentabilidad de las empresas que la integran" que manifestó la CEOPE ante esta crisis.

Además, en la nota le recuerda al sindicalista y a la comunidad que el "esfuerzo" por paliar la crisis no lo han hecho los sindicatos, sino "básicamente el Estado Nacional, que subsidia fuertemente el precio del crudo en el mercado interno y el de exportación, y las empresas operadoras y de servicios". Dicho subsido que permite que dichas empresas mantengan hasta el momento "sus dotaciones de personal, dimensionadas para un nivel de actividad muy superior al que actualmente registran".

La CEOPE remarca que el Procedimiento Preventivo de Crisis (PPC) no es un instrumento que “facilita” producir despidos velados, sino un sistema de "suspensiones transitorias" normado en la Ley de Contrato de Trabajo para protejer el empleo en situaciones de crisis, ya que establece la obligación de no producir despidos durante su vigencia y regula el pago de salarios que se acuerdan entre las partes. Además, menciona que fue justamente este procedimiento el que impidio que sean cesanteados alrededor de 3 mil trabajadores neuquinos.

UNA ACTITUD "TEMERARIA"

El documento considera "temeraria" la actitud de Ávila de "ocultar o subestimar la dimensión de la crisis de la industria petrolera en Argentina y en el mundo",y que tratar de "aferrarse a un relato que distorsiona la realidad y desconcierta", lo que en realidad genera son "expectativas fantasiosas e incumplibles a las personas que trabajan en la industria".

"Descartar de plano el PPC cuando es una opción válida y adecuada para enfrentar la crisis de la industria, y evita que las empresas deban considerar los despidos como la única alternativa para alinear sus estructuras a la evidente y sustancial menor actividad que sufren", alegan, y critican que hayan trasladado esta discusión a los medios de comunicación cuando deberían hacerlo en sede del Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social de la Nación (MTEySS).

EL PROCEDIMIENTO DE CRISIS PARA PROTEGER EL EMPLEO

CEOPE considera que" las suspensiones transitorias y rotativas de parte del personal afectado por la menor actividad abonando una proporción del salario constituye la mejor alternativa de transición para proteger el empleo y la sustentabilidad de las empresas en las actuales circunstancias", y que hasta el momento no se les propuso alternativa alguna que contemple a empresas operadoras, compañías de servicio y sindicatos".

El aporte económico que realiza el Estado subvencionando el precio del barril de crudo es "importante", pero no "suficiente" para forzar artificialmente el nivel de actividad de la industria hasta alcanzar la ocupación máxima de equipos y dotación de personal.