El intendente de Esquel, Sergio Ongarato, indicó este miércoles en contacto con ADNSUR que si bien ve difícil el armado de una lista de unidad dentro de la UCR, "hay que intentarlo y hacer los esfuerzos hasta el último momento".

En el marco de las reuniones con la dirigencia radical en Rawson -coordinadas por el intendente capitalino, Damián Biss-, Ongarato reconoció: “Veo difícil que se quieran cambiar los primeros lugares del espacio nuestro. Por lo general te dicen ‘vamos a la lista de unidad pero que se baje el otro’. Así es imposible. Lo que puede verse es quiénes pueden encabezar las listas y si pude haber alguna incorporación en los segundos, los terceros lugares y en las suplencias. Es un tema de una ecuación matemática muy compleja. Hay que hacer el último esfuerzo hasta el último momento”.

En diálogo con esta agencia de noticias, el intendente de Esquel explicó que “la política es vertiginosa en los cierres de listas y hay que hacer los esfuerzos para las listas de unidad".

Indicó que con Gustavo Menna "ya estamos trabajando en los lineamientos de la campaña. La propuesta que llevamos generó repercusiones buenas. La fórmula que integramos le da chances al radicalismo de ganar las PASO y tener buenas posibilidades en las elecciones generales. Es parte de lo que hay que barajar en la mesa”, aseguró.

Destacó además que “vemos muchas adhesiones y una buena repercusión al interior del partido. Hay gente que se siente con ganas de trabajar en esta campaña. Hay muchísima gente muy entusiasmada”, subrayó.

Ongarato reveló que mantuvo una charla con Mario Cimadevilla "que tiene la intención de aspirar a un nuevo mandato para el Senado". Indicó que "en su momento, estaba molesto porque le apareció una competencia que puede hacer que el radicalismo no responda como él pensaba".

Sostuvo que "más allá de las diferencias para integrar una lista, seguimos siendo radicales y trabajaremos para el partido sea cual fuera el resultado de las PASO. No hubo conclusiones y quedó un final abierto”, completó.