COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) - Si la nueva normalidad será adaptarse a convivir con el virus y sus alcances, la llamada ‘post pandemia’ ha comenzado a reflejarse en algunos indicadores que a nivel macro tienen su epicentro en la renegociación de deuda de Argentina con sus acreedores privados. El acuerdo alcanzado por el país, a su vez, habilitó el proceso que inició Chubut en su intento de refinanciar su deuda externa.

Mientras tanto, en la vida cotidiana del resto de la economía privada, hay indicadores que todavía son contradictorios, pero que marcan con claridad que ya empezó a transitarse la etapa posterior.

Uno de esos factores es el precio del petróleo. Con un valor que pareció estabilizarse en la franja de los 40 dólares, llegando incluso hasta 45 en la última semana, las reacciones del mercado muestran todavía una alta sensibilidad a todo lo que pasa con el coronavirus. El anuncio de una vacuna en Rusia puede hacerlo subir, pero el temor al rebrote en China puede hacerlo retroceder del mismo modo dos días después.

La post pandemia ya llegó: ¿puede haber recupero económico en la última parte del año?

La prueba de fuego en el mercado internacional comenzará en este mes, ya que el acuerdo de la OPEP y sus aliados para restringir la producción en 9,7 millones de barriles diarios tendrá este mes un atenuante, ya que los firmantes del pacto podrán reducir ese recorte en al menos 2 millones de barriles diarios. La respuesta a ese aumento de 2 millones de barriles diarios se comenzará a observar en las próximas semanas, en combinación con una demanda de grandes países que ha comenzado a crecer.

Lejos de esos vaivenes pero igualmente alcanzadas por un mundo globalizado al extremo, en la provincia de Chubut al menos las principales operadoras han anunciado la puesta en marcha, de manera paulatina, de algunos de los equipos que se paralizaron en marzo último. Si bien esto no significa una normalización o recuperar los niveles previos a la pandemia, es un indicador importante para un necesario primer paso, en el que aun con una baja respecto del año pasado, se proyectan inversiones por más de 900 millones de dólares en la provincia.

Las señales del petróleo

El propio Jorge Avila reconoció que todavía, aun con los equipos que comenzaron a moverse, quedan alrededor de 2.500 trabajadores en sus casas. Un número importante, pero sustancialmente menor a los 7.000 puestos que quedaron parados en abril.

La post pandemia ya llegó: ¿puede haber recupero económico en la última parte del año?

Para el economista Jorge Gil, ex rector de la Universidad y ex director de YPF, hay señales de recupero: “China está comprando petróleo en Arabia y paga con yuanes convertibles a dólar, oro o euros. Significa que está previendo una recuperación. Igualmente Estados Unidos y en menor medida, Europa”, señaló ante la consulta de esta columna. 

El mismo analista entiende que ese contexto hace previsible que los precios del petróleo sigan mejorando. A nivel nacional, las promociones planteadas por el gobierno argentino para el sector industrial deberían implicar, a su criterio, que al menos se detendrá la caída, atisbando una mínima recuperación en la región hacia finales de este año.

El repunte en la construcción y la venta de autos

 El economista Santiago Novoa, de la consultora VentoSur, toma datos de movilidad de Google para reflejar su percepción de que la economía ha vuelto a situarse cerca de niveles pre pandemia:

“La actividad en lugares de trabajo está apenas un 12% por debajo del nivel pre-COVID. Teniendo en cuenta que hay muchos sectores que tienen prohibido volver al trabajo, el dato muestra una reactivación considerable”, señaló ante la consulta para este informe.

La post pandemia ya llegó: ¿puede haber recupero económico en la última parte del año?

“Los lugares de compras esenciales (comida, perfumería, farmacia) tienen una afluencia un 20% menor –añade Novoa-. Sin embargo, los datos que tenemos de ventas en supermercados en INDEC están señalando que se redujo la cantidad de operaciones y aumentó el ticket promedio de cada compra, incluso descontando el efecto de la inflación. Esto quiere decir que la compra de la semana pasó a ser la compra del mes”.

Novoa aporta otros datos sensibles en relación a la economía, que mostrarían ciertos indicadores de mejoras. Asegura que “los patentamientos de vehículos ya recortaron casi toda la caída y se volvió a los niveles que se observaban en febrero, tanto para automotores como para motos”.

De igual modo advierte que hay un recupero en la construcción, a partir de los despachos de cemento, si bien se mantiene un 15 por ciento por debajo en la comparación interanual. “En caso de que programas como PROCREAR y Argentina Construye se pongan en marcha, podrían retomarse niveles de actividad al menos como los registrados antes del COVID”, anticipa el economista madrynense.

La post pandemia ya llegó: ¿puede haber recupero económico en la última parte del año?

“La gran incógnita, en términos provinciales, se refiere al turismo –añade-. La temporada del segundo semestre puede darse por perdida y, pese a los esfuerzos y campañas realizadas, no es claro qué sucederá con la de verano 2020-2021. Esto tendrá un impacto importante en varios puntos de la provincia”.

La conflictividad jaquea a la pesca

Otro sector de importancia para la economía provincial es el vinculado a la pesca, que ha estado sumido en conflictos que hicieron eclosión durante la última semana en Comodoro Rivadavia. Según refleja Novoa, en los primeros 7 meses del año las descargas cayeron un 20% respecto de igual lapso del año pasado, lo que redunda en unas 26.000 toneladas menos.

Vale detenerse en la importancia de esta actividad para los puertos provinciales. El año pasado las exportaciones de pescados y mariscos alcanzaron en Chubut alrededor de 800 millones de dólares, según datos oficiales del INDEC, lo que refleja también la importancia de este sector económico, que en los últimos días se vio sacudido por conflictos de estibadores y trabajadores de plantas. Además, la totalidad de los desembarcos alcanzó alrededor de 1.200 millones de dólares, contando al mercado externo e interno.

La post pandemia ya llegó: ¿puede haber recupero económico en la última parte del año?

Más allá de las implicancias del Covid 19, los conflictos sin resolver abren un riesgo importante, que para el puerto de Comodoro significaron descargas por alrededor de 92 millones de dólares durante 2019. Por otro lado, el mercado internacional también se vio impactado, ya que los precios del langostino cayeron un 25 por ciento en relación al año pasado.

El problema de los que quedaron afuera

“Difícilmente la actividad económica caiga más. Todo indica que ya llegó a su piso y seguramente repuntará, seguramente de forma lenta, pero creo que en este último cuatrimestre del año ya comenzó a repuntar, aunque con un ritmo muy leve”, advierte el economista Facundo Ball, docente de la Universidad de la Patagonia San Juan Bosco, en su sede Trelew.

La excepción será el sector turístico, que ya no tendrá actividad en el resto del año, coincide Ball, ante la consulta para este informe. Paralelamente, suma otra esfera de análisis para el nivel micro económico:

La post pandemia ya llegó: ¿puede haber recupero económico en la última parte del año?

“Aun cuando la actividad comercial ya está repuntando y llegue a fin de año un nivel cercano a la pre pandemia, o tal vez no tanto, el problema principal es que muchos de esos actores ya se quedaron afuera. La economía de Chubut está formada por pequeños o medianos productores. El principal empleador es el sector comercial, que es el que más ha sufrido ese impacto en el nivel micro. Otro ejemplo de este impacto es el sector gastronómico, que tal vez pueda repuntar, pero ya quedaron en el medio muchos locales cerrados. El principal problema económico post pandemia en Chubut es el de los que se quedaron afuera”.

Más allá de la pandemia

Todo indica que aun con la pandemia a cuestas, habrá que encontrar nuevos acuerdos en distintas actividades económicas para iniciar la reconstrucción. En opinión de Jorge Gil, “hay que ver cómo mutan los modelos de negocios y la globalización en la postpandemia”.

Un nuevo escenario que ya está aquí, sin esperar a que el virus haya terminado su demoledora tarea, moldeando nuevas formas de trabajo y reduciendo cada vez más los espacios disponibles. Para colmo, como suelen encapricharse los tiempos futuros, mantienen esa costumbre de llegar del modo en que menos lo esperábamos.