BUENOS AIRES (ADNSUR) - La semana pasada se difundió que la verdadera fortuna de la familia Kirchner superaría los 42 millones de dólares, la la suma total superaría los 50 millones de dólares.

El monto llegaría unos 10 millones más de lo que había revelado la cotización de los bienes de dos de los tres interventores en la causa Los Sauces – Hotesur, así lo dio a conocer Silvina Martínez, la abogada experta en temas de corrupción.

La cifra de 42 millones había surgido del cálculo que los interventores presentaron en el expediente, a pedido de Carlos Beraldi, abogado defensor de la vicepresidenta Cristina Kirchner y flamante miembro de la comisión asesora de la reforma de la Justicia. Pero a esas presentaciones falta sumarle la cotización del tercer interventor, que tiene a su cargo la supervisión de propiedades como el hotel Las Dunas, el departamento de Uruguay al 1300 donde vive la expresidenta, y otro en la calle Juncal al 2100.

Martínez detalló que los veedores informantes de la AFIP tasaron al hotel Las Dunas en 9 millones de dólares. Con esta cotización, los Kirchner poseen hoteles cuya valuación supera los 34 millones de dólares, un número distante a lo que informó el diputado nacional Máximo Kirchner en su última declaración jurada, en el 2018, donde indicó que hotel estaba valuado en 8 millones de pesos, así lo informó La Nación.

Por otra parte, un departamento en el que hoy vive la vicepresidenta, en Recoleta, tiene un precio de mercado de 900 mil dólares. Sin embargo, Máximo Kirchner, heredero del 50 % de la propiedad, en su última declaración jurada, dijo que su parte equivalía a 127.000 pesos. Lo mismo ocurre con el departamento de la calle Juncal, que tiene un precio de mercado de 300 mil dólares, pero Máximo Kirchner consignó que su parte del bien equivalía a 0.2 centavos de peso.

Martínez  expuso en La Cornisa que no se trata del único bien que fue valuado en menos de 1 peso. Una casa y un local en Río Gallegos también fueron declarados por el hijo de la vicepresidenta con un valor de 0.2 centavos. Cabe destacar que Cristina Fernández donó todos los bienes a sus hijos, Máximo y Florencia Kirchner.