CAPITAL FEDERAL - Eduardo Farah, el camarista que sentenció con su voto la liberación de Cristóbal López , quedó bajo sospecha por una relación personal con un exempleado de Casino Buenos Aires, la firma del empresario kirchnerista para la explotación de juegos del azar. Así lo denunciará hoy la diputada Elisa Carrió ante el Consejo de la Magistratura, que ahora investiga al magistrado.

Según pudo comprobar La Nación, dos hijos de Jorge Mazzaglia trabajan en la Sala II de la Cámara Federal de Apelaciones. El mismo tribunal que benefició a Cristóbal López. Ambos nombrados en la Sala II, donde se desempeña el camarista Farah desde 2008. Matías Mazzaglia (32 años) y su hermano Marcelo (30 años) fueron contratados como secretario de la Cámara Federal y como secretario de juzgado, respectivamente.