CAPITAL FEDERAL - El renunciante titular de la AFIP Alberto Abad consideró hoy que "lo más inteligente" que podría hacer el Estado con la deuda impositiva que tiene el empresario Cristóbal López sería "vender su bienes para poder cobrarla". 

"Hay un conjunto de activos estratégicos de López que se comprometieron durante mucho tiempo y la verdad que me parece que hubiera sido más inteligente que se los hubiera empezado a vender y a aplicarlos al pago de los sueldos y al pago de las deudas", señaló Abad a la prensa.

El ex funcionario realizó estas declaraciones luego de un acto de reconocimiento a la gestión que cumplió al frente del organismo recaudador, que encabezó el presidente Mauricio Macri en la Casa Rosada.

De esta forma se refirió Abad a la situación del grupo Indalo, que mantiene una deuda con el fisco que originó una causa judicial, agravada luego de que la AFIP confirmara que no están previstos planes de pagos o moratorias para que Oil Combustibles pueda cancelarla.

"Quien incumple la ley tiene que hacerse cargo de las consecuencias de su incumplimiento", observó Abad en referencia a la situación que generó la firma Oil Combustibles, la mayor del Grupo Indalo, al retener cerca de 8.000 millones de pesos en concepto de Impuesto a las Transferencias de Combustibles (ITC).

"Es público que, además de los bienes que están afectados en este juicio, hay otros bienes que bien podrían solventar por lo menos alguna parte de la deuda. En un Estado de derecho eso se tiene que cumplir y nosotros estamos usando todos las herramientas legales disponibles para lograrlo", añadió.

En cuanto a la actuación judicial en relación a ese caso, aclaró: "este es un proceso legal que ha cumplido todos los plazos" y señaló: "La Justicia con nosotros ha sido totalmente consistente con sus roles".

"Lo que pasa es que hay que entender que, en un estado de derecho, hay alguien que actúa y hay alguien que está del otro lado y también tiene derecho a la apelación y a cuestionar", subrayó.

Abad agregó que hay que "dejar que la Justicia actúe" y mencionó que "está el juez (en lo Comercial Javier) Cosentino, que es un juez serio que está a cargo del concurso, y el juez (federal Julián) Ercolini, que ha sido otro tanto".

En cuanto a las opiniones de los camaristas Eduardo Farah y Jorge Ballesteros, quienes días atrás ordenaron la liberación de Cristóbal López, uno de los socios mayoritarios del grupo Indalo, el ex administrador dijo: "En un estado de derecho alguien opina de una manera y otro opina de otra forma y siempre está la reparación".

"Nosotros apelamos y ahora la Casación va a tener que poner las cosas en orden. El juez (Javier) Cosentino, que entiende en el concurso, ha pedido que se cree una cuenta especial no embargable para asegurar las remuneraciones y AFIP se manifestó en línea con ese pedido para no perjudicar a los trabajadores", explicó.

Acerca de su sucesor, Leandro Cuccioli, quien estuvo presente en el acto, destacó que "hubo una transición" desde el 5 de marzo cuando se empezó a reunir con "los directores generales y subdirectores, empapándose de los principales problemas".

Por último, Abad reveló que cuando se filtraron los datos del blanqueo el año pasado y se reveló que, entre otras cosas, familiares de Macri se habían acogido a ese plan, le presentó la renuncia al jefe de Estado, quien no se la aceptó.

Estuvieron presentes, además de Cuccioli, el jefe de Gabinte, Marcos Peña y los ministros de Haciendo, Nicolás Dujovne; de Finanzas, Luis Caputo; de Modernización, Andrés Ibarra; de Interior, Obras Públicas y Vivienda, Rogelio Friegrio, y de Cultura, Pablo Avelluto, entre otros.