CAPITAL FEDERAL - La AFIP está decidida a cobrarle a Cristóbal López y a su socio Fabián De Sousa todas y cada una de las deudas generadas con el fisco a través de sus empresas. La cifra se convierte en algo cada vez más inabarcable. El empresario K ya adeuda unos $ 21.000 millones.

Oil Combustibles SA, la firma petrolera intervenida por la justicia comercial y que durante el último gobierno de Cristina Kirchnerno pagó el Impuesto a la Transferencia de los Combustibles (ITC) ya adeuda según cifras oficiales, cerca de $ 19.000. No son las únicas cuentas en rojo: 25 firmas del Grupo Indalo contabilizan por diferentes impuesto, más de $ 1.900 millones.

López recobró su libertad tras un fallo de la Sala I de la Cámara Federal porteña, donde además se modificó la calificación del delito: para los camaristas Eduardo Farah y Jorge Ballestero, el dueño del Grupo Indalo, su socio y Ricardo Echegaray (ex titular de la AFIP) no defraudaron al Estado, sino que retuvieron tributos indebidamente, una figura que se extinguiría con el pago de la deuda.

La AFIP -querellante en la causa-, se postuló como la principal afectada con dichos cambios, y en su apelación insistió en que López realizó una maniobra corrupta y que “se quedó con $ 17.000 millones de fondos públicos” contra los $ 8.945 millones de embargo que fijaron los camaristas Ballestero y Farah.

El organismo recaudador ya fijó posición: López no recibirá moratorias ni facilidades de pagos frente a las millonarias deudas que mantiene. La AFIP quiere que el dueño de Indalo responda por todo lo que debe al Estado, incluso por las deudas generadas cuando su Grupo estuvo bajo la administración de OP Investiment, fondo de inversión encabezado por Ignacio Rosner que anunció que se retira de dicha función.

Según pudo constatar Clarín, Oil Combustibles SA, el principal activo del holding con más de 360 estaciones de servicio e instalaciones en el Puerto de San Lorenzo donde dejaron de operar con la refinería hace un mes, adeuda a la fecha cerca de $ 19.000 millones.

Cuando el juez Julián Ercolini procesó al empresario K por defraudación al Estado (calificación que modificó la Sala I cuando lo excarceló), le trabó un embargo de $ 17.000 millones. Esta cifra corresponde a la deuda que reclamaba la AFIP contabilizando intereses y punitorios.

La cifra creció después de la apertura del concurso preventivo de acreedores en la justicia comercial, expediente que tiene el juez Javier Cosentino. Las cifras oficiales determinan que sumaron más de $ 1.600 millones principalmente por dejar de pagar, una vez más, el ITC. La misma maniobra que derivó en una causa en la justicia penal.

Para esta millonaria deuda no habrá moratorias por parte del fisco para Oil Combustibles, esta postura es algo que ya plasmó en un escrito la AFIP ante el juez que lleva adelante el concurso preventivo. Durante estos meses, la firma petrolera sumó otras deudas por diversos impuestos impagos llevando el número a $ 19.000 millones, según confirmó Clarín de fuentes allegadas a la empresa.

Las deudas se acumulan y López aún no tiene definido cómo dará viabilidad a su holding. Un total de 25 empresas del Grupo Indalo ya deben, además, $ 1.900 millones a la AFIP en concepto de aportes a la seguridad social y otra serie de impuestos que no están tributando.Sólo los medios de comunicación deben $ 900 millones por los aportes previsionales que decidieron retener.

Así, se convirtió en "uno de los principales deudores del fisco", definieron fuentes oficiales, con más de $ 22.500 millones de impuestos no pagos al Estado.

En la Casa Rosada reiteran que Cristóbal López es una de las personas “que más defraudó y sigue defraudando al Estado” y que “no se va a permitir que esto suceda”. El ente recaudador quiere que el empresario K responda con su patrimonio a las deudas.