RAWSON (ADNSUR) - El gobernador Mariano Arcioni se refirió por primera vez este martes a la causa Torres Otarola, que investiga un presunto fraude al Estado por parte del Ministerio de Familia que conducía la exdiputada provincial, también investigada por supuesto enriquecimiento ilícito. 

"Lo que sucedió en el Ministerio de Familia lo está investigando la Fiscalía -remarcó el gobernador-. Hasta ahora están los trascendidos porque no se ha demostrado nada. Que quede bien en claro que las personas que no trabajan conmigo no van. Puedo asegurar que todos los asesores que tenemos en el Ejecutivo están trabajando", enfatizó.

Arcioni aseguró que en su gobierno "aquellos que no trabajan, tienen que dar un paso al costado. El que es el responsable de esa área también tendrá que retirarse".

Detalló: "Yo tengo más de 40 asesores directos. En total, en Gobierno, hay 186 asesores. Toda la información está en el Internet y en los sitios oficiales. No hay ñoquis y si están ahora, se van a ir en un futuro. Quédense tranquilos. Logramos reducir en un 36% la Planta del Poder Ejecutivo", remarcó el gobernador de Chubut. 

En las últimas horas, el procurador general de Chubut, Jorge Miquelarena, remarcó: "Vamos a avanzar en las responsabilidades penales de quienes deben controlar dentro del Estado”. Luego de que en la causa “Ñoquis Calientes” se volvió a verificar un relajamiento en el armado de los legajos del personal de gabinete que había sido contratado por la ex ministra de Familia, Cecilia Torres Otarola, el procurador general advirtió que dado que el gobierno no hizo caso a las recomendaciones de la justicia, va a haber consecuencias penales para los funcionarios que no controlen.