BRASIL (ADNSUR) - Momentos preocupantes vive Brasil a poco más de un año de iniciada la pandemia de coronavirus, luego de que tras la constante suba de casos y muertes por coronavirus, un comité asesor del presidente Jair Bolsonaro advirtiera que de no tomarse medidas, el país podría llegar a la impactante cifra de 3000 fallecimientos al día.

El mensaje fue dado a conocer a la agencia Reuters por fuentes presentes en el encuentro que mantuvo el mandatario local con un equipo de respuesta del gobierno a la crisis del COVID-19, y se justifica en la alarmante propagación del virus por todo el territorio.

Sin medidas restrictivas, las aglomeraciones de fin de año y el Carnaval fueron la tormenta perfecta para que los contagios se extendieran por todo Brasil, sumado a la aparición de diferentes cepas, la falta de vacunas y un inminente colapso sanitario en varios estados.

La comisión reunida este viernes está compuesta por el Ministerio de Salud y la oficina del jefe de gabinete del presidente, quien en las últimas horas, y tras dos días consecutivos de récord en las muertes le dijo a los brasileños que "dejen de lloriquear".

Si bien el promedio de las últimas jornadas se encuentra en 1250 muertes al día, el mandatario ya advirtió que no tomará medidas restrictivas, por lo que la situación podría agravarse cada vez más.

Este viernes el país amazónico registró 75.495 nuevos casos de coronavirus, elevando la cifra total de infecciones país a 10.869.227. Esta marca es la segunda más alta registrada desde el comienzo de la pandemia, solo por detrás de los 87.843 contagios registrados el 7 de enero.