RAWSON (ADNSUR) - En un proceso similar al que atravesó la provincia de Chubut hasta fines del año pasado, la principal petrolera del país busca obtener una ampliación de plazos para afrontar los vencimientos de su deuda, a fin de lliberar recursos para poder destinar a las inversiones que necesita este año para incrementar su producción de gas y petróleo, especialmente en Vaca Muerta. A partir de una caída de ventas de combustibles que el año pasado alcanzó un 70 por ciento de merma en el punto más crítico de la pandemia, la operadora apunta a reestructurar su deuda y recuperar inversiones que el año pasado cayeron en alrededor del 50 por ciento frente al período 2019.


“Debido a la falta de quórum necesario para sesionar, no fue posible abrir el acto en primera convocatoria y celebrar la misma”, informó la compañia en la Bolsa de Nueva York, tras no poder concretar las siete asambleas que estaban previstas para el lunes último. A partir de ese resultado negativo, trascendió en ámbitos cercanos a la petrolera que el directorio aprobó modifiaciones, a partir de sugerencias presentadas por los inversores.

LA NUEVA PROPUESTA


Entre los cambios, se extiende el vencimiento final de la oferta hasta el 5 de febrero, siendo válidas estas nuevas condiciones para aquellos inversores que ya han ingresado sus bonos al canje, como para todos aquellos que deseen hacerlo hasta la fecha de vencimiento final. Según trascendió, las modificaciones buscan fortalecer la estructura de garantías del bono respaldado con flujo de exportaciones con vencimiento en 2026 y atender la preocupación de los inversores sobre la inexistencia de flujos durante los próximos dos años.


Para suplir esa falencia, la compañía decidió reforzar la estructura de garantías del bono 2026 por medio del ofrecimiento de una prenda en primer grado sobre acciones de su subsidiaria YPF Luz, una de las mayores desarrolladoras y operadoras de plantas de generación de energía eléctrica renovable y térmica del país.


Respecto al flujo de intereses durante los próximos años, la compañía incorporó el pago de cupones en los tres nuevos bonos a tasas del 4% para el 2026, 2,5% para el 2029 y 1,5% para el 2033.


Adicionalmente, para incrementar el valor económico de la propuesta de canje, la compañía incrementó la tasa de interés de los nuevos bonos 2026 y 2029 del 8,5% al 9%, aplicables desde enero de 2023. Por otro lado, también modificó las estructuras de amortización de los nuevos bonos 2026 y 2029 para acortar la vida promedio, entre otras.


Estos cambios se suman al ya introducido el 14 de enero por el cual la compañía modificó las características de las mayorías necesarias para proceder con el cambio de los términos y condiciones no económicos de los bonos viejos, pasando a requerir mayoría absoluta de tenedores de cada serie.


Estos cambios reflejan, una vez más, la visión de YPF en cuanto a su diálogo con el mercado, habiendo respondido a la mayoría de las inquietudes planteadas por los inversores, dentro de las posibilidades que tiene la empresa por la difícil situación financiera que le toca atravesar como resultado de los impactos que generó la pandemia que agravaron una situación de declino de la producción de gas y petróleo que la compañía arrastraba de años anteriores.