BUENOS AIRES (ADNSUR) -  En el encuentro se analizaron el aumento de casos, las nuevas cepas provenientes de Brasil, Chile y México y el estado de ocupación de camas del sistema de salud, consignaron a Télam fuentes oficiales.

Ante ese escenario, el Gobierno estudia "posibles nuevas medidas" para hacer frente a la segunda ola de la pandemia.

Fernández había anticipado este sábado que hoy mantendría reuniones con parte de su gabinete para evaluar las próximas restricciones ante la suba de casos, aunque descartó volver a un "aislamiento extremo".

En declaraciones a C5N, el jefe de Estado adelantó ayer sábado que se tratará de “bajar la circulación en general, que la administración pública trabaje a distancia, pero no es volver a un aislamiento estricto”. Además, señaló que vienen observando “un crecimiento sostenido, no abrupto, pero sí sostenido” de casos de Covid-19.

También precisó que en el Gobierno están “muy preocupados por la cepa de Manaos” porque “todo indica que es particularmente virulenta en el contagio y que tiene una mayor letalidad”. “Viene de todos nuestros países vecinos y detectamos casos en Córdoba que pudimos aislarlos”, sostuvo.

Hasta el momento el gobierno nacional tomó tres medias para afrontar la suba de casos. El último jueves suspendió los vuelos procedentes de Brasil, Chile y México. En el caso de los dos primeros destinos la decisión se basó en el alto nivel de circulación de la cepa Manaos que hay en ambos lugares, mientras que México ingresó en el paquete de restricciones porque muchos argentinos regresaron contagiados de ese destino.

Además, los pasajeros que retornen al país deberán testearse en tres oportunidades. Una antes de subirse al avión que viaja hacia Argentina, otra al llegar y una tercera a siete días del arribo. Todos los costos serán pagados por cada uno de los viajeros.